Muchas personas lucen un cabello dañado, deshidratado, con puntas abiertas y quebradizas a causa del tiempo o el mal cuidado. Aprende a minimizar el daño de tu cabello y mantenlo saludable para que luzca radiante.

El cabello es uno de los atributos más llamativos de las personas, por eso es importante saber cómo cuidarlo. Se debe consultar con los especialistas para conocer cómo repararlo según sea el daño.

Lea también Cáncer de pulmón: ¿Puede confundirse la enfermedad?

Cabello dañado: Recupera su brillo

Para reparar el cabello dañado se necesita mucha paciencia, es importante buscar aquellos productos específicos para tratar el daño, ya sea para cabello graso o seco. Sigue estas recomendaciones que te ayudaran a devolverle la vida a tu cabello:

Secretos para un cabello dañado

Tratamiento previo al champú

Es importante aplicar en el cabello tratamientos de prelavado. Estos son diferentes de una mascarilla o acondicionador porque su fórmula es mucho más rica y con cuerpo.

Este tratamiento previo al champú actúa de manera específica sobre la fibra capilar. Aunque es importante quitarse con champú y no con un solo enjuague.

El tratamiento de prelavado se puede utilizar de una a dos veces al mes para que penetre desde el cuero cabelludo hasta las puntas.

Utilizar un champú adecuado

El champú suele contener sulfatos muy agresivos para limpiar el cabello de toda suciedad, por esto se aconseja utilizar un producto sin silicona que da el efecto de un cabello suave y manejable para evitar que a largo plazo el pelo se reseque.

Es importante optar por fórmulas con proteína de elastina y aceite de linaza, estas se encargan de reparar el cabello dañado hidratándolo de la raíz hasta las puntas.

Cabello dañado 1
Foto referencial

Imagen de cortesía por: user18526052 – www.freepik.es

Acondicionador

El acondicionador se debe utilizar si el cabello es largo. También se debe elegir entre los productos orgánicos y estar libre de siliconas.

Una vez que el cabello se encuentre limpio y mojado, se debe aplicar el acondicionador y déjarlo actuar durante unos minutos. Aproveche ese tiempo para peinar y desenredar el cabello, luego retire el producto con agua.

Es importante desenredar el cabello mojado con mucha delicadeza porque este tiende a ser mucho más frágil.

Cabello dañado: Cuidado con el secado

El planchar el cabello húmedo lo va a quemar. Es importante evitar pasar la plancha caliente en el cabello mojado y aplicar un protector térmico antes de peinar con calor para proteger tu pelo.

Los protectores de calor son diseñados para resistir las altas temperaturas de las herramientas que se usan para secar, alisar y cuidar el cabello al crear un escudo protector sobre la fibra capilar.

Es de suma importancia recortar el cabello con frecuencia. Es recomendable hacerlo cada seis semanas aproximadamente para eliminar las puntas dañadas y evitar que éstas se partan.

Cuando la cutícula se daña, el cabello se torna poroso y compromete su capacidad para retener la humedad.

Factores que pueden dañar el cabello

  • Peinarlo frecuentemente con calor y usar el secador de las planchas y las rizadoras.
  • Teñir el cabello con químicos como los colorantes, alisados y las permanentes.
  • La exposición al sol.
  • Los químicos de las piscinas.
  • El aire seco de la calefacción de interiores durante los meses fríos.
  • Cambios hormonales.

Ya sea por factores externos, tinte de cabello, champú inapropiados, exceso de calor y otros factores, el cabello se deteriora trayendo resequedad, falta de brillo y debilidad.

Imagen destacada por: master1305 – www.freepik.es