¿Sabías que el intestino es la puerta de entrada de infecciones y cualquier tipo de enfermedades?

El intestino representa el 70% del sistema inmune. Si suponemos que los «alimentos amigos» equivalen a palabras, la función del intestino es separar esas palabras en letras; entonces, las letras equivalen a nutrientes.

Finalmente, las enzimas digestivas preparan los nutrientes para el organismo.

¿Cómo se daña un intestino sano?

Cuando se consumen «alimentos enemigos» que no pueden digerirse, porque las enzimas no pueden separar todas las palabras en letras, las sílabas o bloques de esos alimentos equivalen a antinutrientes; esos antinutrientes causan inflamación y generan un intestino permeable, ocasionando reacciones inmunológicas en el «segundo cerebro», dejando entrar toxinas y agentes infecciosos. Como resultado, se producen enfermedades e infecciones por causa de un intestino permeable.

Las migrañas, el sobrepeso, la obesidad, los dolores musculares, inflamación abdominal, acné, hipertensión arterial, ansiedad, estreñimiento y flatulencias, entre otras, se producen a causa de un intestino permeable.

Las infecciones, en un intestino permeable, causan virus, sepsis candidiasis y parasitosis; así como enfermedades autoinmunes como el hipotiroidismo de Hashimoto, el lupus, la diabetes tipo 1, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple, la psoriasis y la fibromialgia.

También por causa de un intestino permeable, se producen condiciones neurológicas negativas y el trastorno del espectro autista; la enfermedad de Alzehimer o los problemas de memoria, el mal de Parkinson, la depresión o los cambios de humor.

También se pueden producir las llamadas enfermedades «itis»; por ejemplo, periodontitis, faringitis, bronquitis, apendicitis, estomatitis, amigdalitis y otitis, entre otras.

intestino
Foto Referencial

Vector de Dibujos animados creado por pch.vector – www.freepik.es

La relación entre el intestino permeable y el cerebro permeable

Esta es una condición en la cual la barrera intestinal está rota o dañada; por lo tanto, no puede protegernos de todos los elementos enemigos que se consumen a través de alimentos contaminados o antígenos alimentarios.

El intestino permeable guarda relación con las enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.

La neurodegeneración es el daño que tiene nuestro cerebro al padecer enfermedades como el cáncer.

La permeabilidad es una condición en la cual las células del cuerpo y las del intestino forman una barrera intestinal.

La barrera intestinal impide el paso de los alimentos al cuerpo para el proceso de la digestión; pero cuando hay una condición de permeabilidad, hay un daño y se crean accesos. Es entonces cuando se activa el sistema inmune, generando procesos de inflamación crónica.

El cerebro tiene su propio barrera de defensa, porque es un órgano que debe estar súper protegido; así como la barrera hematoencefálica intestinal.

Tienen esta similitud, por estar hechas por células que tienen una unión y van a estar influenciadas por el tipo de actividad que necesita el cerebro, el cual requiere más energía, pues realiza una actividad muy importante; esa barrera va a  permitir el paso de los sustratos de energía. Por ende, hay una relación importante entre el intestino y el cerebro; por eso es que se llama al intestino el segundo cerebro. Se trata de una relación bidireccional.

Si hay una barrera intestinal dañada, habrá una barrera hematoencefálica dañada, debido a los estímulos negativos en las toxinas. Los antígenos que están causando el daño en la barrera pasan al organismo, generando efectos adversos a nivel del cerebro.

Con información de www.nutriwhitesalud.com

Imagen destacada por:

Foto de Corazón creado por diana.grytsku – www.freepik.es