Uno de los efectos secundarios más comunes de la anestesia epidural son las náuseas y los vómitos, los cuales desaparecen por sí solos al poco tiempo. ¿Es segura?

¿Qué es la anestesia epidural?

Se trata de un tipo de anestesia en la que se introduce el medicamento en una zona específica, llamada espacio epidural. Dicho espacio se encuentra a lo largo de toda la columna vertebral, entre las vértebras y la capa más superficial de las meninges, llamada duramadre.

Anestesia epidural
Imagen referencial de Serhii G. en Pixabay

La “epidural” es una de las anestesias más utilizadas en los últimos años, sobre todo durante los partos. Se trata de una técnica muy útil, ya que elimina la sensibilidad, manteniendo a la persona despierta y atenta. No obstante, la anestesia epidural puede tener múltiples efectos secundarios, tanto en la madre como en el bebé.

El trabajo de parto, a pesar de ser un momento hermoso, puede resultar incómodo y doloroso para algunas mujeres. Por ello, la anestesia epidural se ha usado con gran frecuencia en el área de ginecología y obstetricia.

La introducción del medicamento bloqueará la sensibilidad por debajo del punto de inyección. Esto, sin alterar la consciencia

El procedimiento para colocar la anestesia epidural lo debe realizar un anestesista especializado. La inyección se insertará a nivel de la cintura o por debajo de ella. El especialista introducirá un catéter epidural entre 2 vértebras para poder acceder al espacio deseado y administrar la sustancia.

El uso de la anestesia epidural en el parto es controversial. No todos los médicos la recomiendan como método de alivio para los dolores.

¿Cuándo se utiliza?

La anestesia epidural se utiliza con mayor frecuencia en el área de ginecología y obstetricia. En este caso, lo ideal es administrarla durante la fase activa del trabajo de parto, cuando existe una dilatación de 3 o 4 centímetros y las contracciones son muy frecuentes.

Anestesia epidural
Imagen referencial de Provakar Dey en Pixabay

El hecho de colocarla durante la fase activa también reduce la probabilidad de los efectos secundarios. El momento máximo para la colocación es antes de alcanzar los 8 centímetros de dilatación, ya que en caso contrario, puede que su efecto se perciba recién después del alumbramiento.

También se utiliza en otros procedimientos quirúrgicos, sobre todo en cirugías abdominales, torácicas y de próstata. Además, resulta una opción útil a la hora de practicar una cesárea y de adaptar los fármacos a los requerimientos de los niños, según comentan algunos estudios.

Efectos secundarios de la anestesia epidural

Los riesgos y efectos secundarios de la anestesia epidural son poco frecuentes. De hecho, una investigación publicada en el 2018 establece que no tiende a alterar el estado de salud de los recién nacidos. Por su parte, no modifica el curso del trabajo de parto ni aumenta el riesgo de cesáreas.

Imagen referencial – Foto de Jonathan Borba en Pexels

La mayoría de los efectos secundarios presentados son leves y desaparecen por sí solos al cabo de algunas horas. Dentro de las principales manifestaciones destacan las siguientes.

Hipotensión

Algunos de los analgésicos administrados por esta vía pueden generar una caída brusca en la presión arterial materna. Este es uno de los efectos secundarios más peligrosos de la anestesia epidural, debido a que disminuye el aporte sanguíneo del bebé, alterando su frecuencia cardiaca y generando sufrimiento fetal.

La hipotensión es un efecto secundario prevenible, por lo que su aparición es poco frecuente en la actualidad. Para ello, el médico deberá establecer una vía endovenosa y administrar solución fisiológica de forma constante antes de inducir la anestesia.

Náuseas y vómitos

Las náuseas y los vómitos se presentan en la mayoría de las personas cuando los efectos de la anestesia desaparecen. De hecho, un estudio publicado en Journal of Anesthesia demostró que todas las mujeres que se someten a cirugías ginecológicas con esta anestesia son propensas a sentir estos síntomas.

Prolongación del trabajo de parto

Los medicamentos usados en la anestesia epidural pueden prolongar el trabajo de parto como parte de sus efectos secundarios. Esto se debe a que afectan el músculo liso uterino, disminuyendo las contracciones y la velocidad de dilatación.

El médico deberá monitorizar tanto a la madre como al bebé después de la administración de la anestesia. Así, podrá intervenir de inmediato en caso de ocurrir alguna complicación.

Dolor de cabeza

Los dolores de cabeza inesperados son uno de los efectos adversos más comunes de múltiples fármacos. En el caso de la anestesia epidural, la cefalea tiene una duración variable, pudiendo estar presente por varios días.

La cefalea por la anestesia epidural puede durar algunos días, de manera intermitente
Imagen referencial – Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

El dolor presentado suele empeorar al sentarse o al colocarse de pie, por lo que lo más recomendable es permanecer acostado. Si este síntoma se acompaña de otras manifestaciones, como alteración de la consciencia o fiebre, lo recomendable es acudir con el especialista cuanto antes, ya que puede tratarse de una infección.

Otros efectos secundarios

Los efectos secundarios mencionados son los que se asocian con mayor frecuencia a la anestesia epidural. Sin embargo, existe una serie de síntomas que, aunque se presentan con menor prevalencia, también forman parte de las reacciones adversas:

  • Fiebre.
  • Zumbidos en los oídos.
  • Sabor amargo o metálico en la boca.
  • Dificultad para orinar después del parto.
  • Dolor o hematomas en el sitio de punción.
  • Dificultad para caminar en las primeras horas.

Una técnica segura y con pocas consecuencias

Si bien la anestesia epidural tiene efectos secundarios peligrosos para la madre y el bebé, en términos generales se trata de una técnica muy segura. Por fortuna, la mayoría de las manifestaciones mencionadas pueden evitarse con una aplicación adecuada y tomando las medidas preventivas pertinentes.

Texto original por: Luis Rodolfo Rojas Gonzalez

Con información de MejorConSalud

A tu salud…