Tanto los profesionales de la salud como la población general, tiene conocimiento sobre el dolor crónico infanto-juvenil; para los expertos es todo un dilema, a pesar de las investigaciones publicadas en los últimos años.

Lea también: Chocolaterapia: ¿Cuáles son sus beneficios y cómo disfrutarla?

Desde la Fundación Grünenthal, el dolor crónico afecta al 20% y 30% de la población infantil y juvenil; entre ellos el 5% sufre de graves problemas de discapacidad, asociados al dolor. Por esta razón es importante conocer el dolor crónico en la población infantil.

Esta situación afecta al niño y a su entorno, rodeándolo de sufrimiento. Varios lo expresan de manera diferente a como lo pueden hacer los adultos; siendo capaces como profesionales sanitarios de conocer su abordaje, para paliar el malestar constante de los pequeños.

Foto de Personas creado por jcomp – www.freepik.es

Emoción y autoestima: claves en el dolor crónico

Existen multitudes de enfermedades comunes y raras, que afectan permanentemente a la calidad de vida del niño a principios de su existencia. La escolaridad, sus relaciones familiares y amistades, emocionales, autoestima o autoconcepto.

Si el menor de edad es capaz de seguir instrucciones simples, una manera de comenzar es estar sentados o acostados en un lugar tranquilo, con ropa cómoda y dentro de un horario similar entre sesiones.

El procedimiento consta de dos fases: el control de la respiración y la relajación muscular. El objetivo del control de la respiración es para automatizarla, llegando al momento estresante.

Luego la persona pasa a la relajación muscular, trabajando en diferentes grupos musculares: brazos, pies, hombro, cuello, mandíbula, cara-nariz-frente, estómago y piernas.

Con esto, los niños van poco a poco captando la atención de cada zona y relajándose.

Con información de: Noticias en Salud