El corazón realiza entre 60 y 100 pulsaciones por minuto, cuanto más baja es la frecuencia cardíaca en reposo, más eficiente es el funcionamiento del corazón. Un mayor número de pulsaciones puede ser riesgoso para el corazón.

Estudios realizados por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas demuestran que el tener más de 70 pulsaciones por minuto se relaciona a un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular y muerte.

La investigación se basó en analizar datos de 10 mil 466 participantes en el estudio REGICOR (Registre Gironí del Cor).

A través del electrocardiograma se midieron las pulsaciones de los participantes luego de 5 minutos de reposo y se les realizó un seguimiento de forma regular durante más de 10 años para evaluar su salud.

Lea también Hospitales en Venezuela: Diagnóstico precoz de cáncer de mama

De los participantes, 1.398 fallecieron durante el estudio y casi 962 personas presentaron un problema de salud cardiovascular.

El estudio ha permitido establecer la relación entre un mayor número de pulsaciones y el incremento del riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares y aumentar mortalidad.

El Corazón 1
Foto referencial

Imagen de cortesía por: wayhomestudio – www.freepik.es

El Corazón: ¿Qué es la frecuencia cardíaca?

La frecuencia cardiaca es el número de contracciones del corazón durante un minuto (latidos por minuto).

Para un buen funcionamiento del organismo es necesario que el corazón haga llegar la sangre hacia todos los órganos, pero debe hacerlo a una determinada presión (presión arterial) y frecuencia.

Debido a la importancia de este proceso, es normal que el corazón necesite en cada latido un alto consumo de energía.

Frecuencia cardiaca normal

La frecuencia normal en reposo oscila entre 60 y 100 latidos por minuto.

Al nacer nuestra frecuencia cardiaca es elevada porque la actividad del organismo es muy intensa. A partir del primer mes de vida disminuye hasta llegar a la edad adulta.

La frecuencia cardíaca puede variar a lo largo del día y la noche en respuesta a diversos estímulos. El ejercicio físico también puede producir una respuesta en el corazón.

Hay otros factores que también pueden aumentar las pulsaciones como:

  • Fumar
  • Sufrir de enfermedades cardiovasculares, colesterol alto o diabetes.
  • La obesidad.
  • El estrés.
  • Ambientes muy calurosos o fríos.
  • Algunos fármacos como los antigripales.
  • La contaminación.

¿Por qué se debe controlar?

Estudios realizados en poblaciones sanas, así como en pacientes hipertensos, con cardiopatía isquémica o con insuficiencia cardiaca, demostraron una asociación entre la frecuencia cardiaca y el riesgo de muerte.

Mientras mayor sea la frecuencia cardiaca, menor es la expectativa de vida.

El corazón: ¿Cómo se mide el pulso cardíaco?

Para saber tu frecuencia cardíaca solo tienes que medirte el pulso, coloca dos dedos entre el hueso y el tendón sobre la arteria radial, que se encuentra en el lado del pulgar de la muñeca.

Al sentir el pulso, cuenta el número de latidos en 15 segundos. Multiplica el resultado por cuatro para calcular tus latidos por minuto.

Fuente: Saber Vivir Tv

Imagen destacada por: rawpixel.com – www.freepik.es