El entrenamiento TRX es un sistema enfocado en la realización de ejercicios en suspensión con la ayuda de cintas especiales.Se realiza al suspender en el aire parte del peso corporal generando en los músculos resistencia para una tonificación efectiva.

Este tipo de entrenamiento se ha extendido entre los aficionados y profesionales del ejercicio físico a lo largo del mundo por su gran efectividad en los resultados.

Para iniciar con la practica de los ejercicios TRX, es importante contar con los implementos necesarios como cintas de medida regulable, con un gancho que debe fijarse en el techo o en una pared específicamente alta.

Lea también Flavonoides protegen contra el mal de Parkinson

Entrenamiento TRX: Beneficios

Este es un ejercicio completo que permite el entrenamiento de todo el cuerpo, aunque principalmente tiene la finalidad de potenciar la fuerza muscular. La amplia variedad de ejercicios puede adaptarse a las rutinas de las personas mayores.

Entre algunos beneficios del entrenamiento se encuentran:

  • Recuperación y disminución del riesgo de lesiones.
  • Combate dolores de espalda.
  • Potencia la tonificación muscular y la fuerza.
  • Mejora la coordinación, flexibilidad y movilidad.
  • Reduce la grasa y es más efectivo para la pérdida de peso.
  • Contra la pérdida de masa ósea.

Este tipo de ejercicio puede adaptarse a distintos niveles según la capacidad física de cada persona. Sin embargo, es recomendable contar con una musculatura fuerte para mantener una postura corporal correcta durante todo el ejercicio y evitar lesiones, así como dolencias que afecten la zona lumbar.

Entrenamiento TRX 1
Foto referencial

Imagen de cortesía por: artursafronovvvv – www.freepik.es

Entrenamientos TRX más comunes

El entrenamiento TRX permite tonificar todo el cuerpo, aunque es cierto que los músculos del tren superior, especialmente brazos y abdominales, suelen ejercitarse más que las piernas por las posturas en suspensión que se adoptan durante la sesión.

Estos son algunos de los ejercicios más comunes:

Planchas abdominales en suspensión: Este ejercicio se realiza apoyados en las manos o los antebrazos, colocando las piernas en los agarres de la cinta para realizar la plancha abdominal.

A partir de esta posición, pueden añadirse variantes como encoger las piernas hacia el pecho para un trabajo más intenso.

Sentadillas: Se realizan de pie con las manos en los agarres, colocando la cadera hacia atrás buscando la posición de sentarse.

Las piernas forman un ángulo de 90°, alineadas con la cadera y los tobillos. Este ejercicio también se puede realizar con una sola pierna o introducir saltos para aumentar la dificultad.

Zancadas: Con la cinta en la espalda se coloca un pie en el agarre. El movimiento a realizar consiste en bajar con la pierna apoyada en el suelo hasta formar un ángulo de 90° con cada una de las rodillas.

Flexiones de pecho: Este ejercicio se realiza con las manos en los agarres, inclinamos el cuerpo hacia delante y realizamos el mismo movimiento que en una flexión de pecho en el suelo.

Remo: Sirve para trabajar la espalda, se debe tomar los agarres con las manos e inclinarse hacia atrás.

Este ejercicio consiste en flexionar los codos y llevar el cuerpo hacia arriba. Cuanto más inclinada sea nuestra posición, más resistencia encontraremos en el movimiento.

Fuente: Vitónica

Imagen destacada por: cookie_studio – www.freepik.es