De no ser que el fetiche determine tu vida sexual, es decir, que no seas capaz de tener una interacción sexual sin el objeto que deseas, el fetichismo no es un trastorno sexual. Suele ser bastante común e inofensivo.

Lea también: Cuidados del cabello después de una cirugía de injerto capilar

Juego de papeles, ropa interior provocativa, juguetes sexuales. En varias ocasiones, incluso, la conjunción de diversos. Varios son los objetos o piezas corporal que tienen la posibilidad de ser fetiches sexuales para algunas personas. Empero, ¿sabes qué causa aquel deseo?

¿Qué es un fetiche?

La definición de la RAE se enfoca en la fijación por alguna parte del cuerpo o alguna prenda a la que haya llevado a la excitacióny deseo, aunque también se relaciona con la veneración hacia algo o alguien.

Un fetiche sexual o erótico además se puede conceptualizar como una fijación sexual extrema en un objeto o parte del cuerpo. El objeto de la fijación se denomina fetiche y el individuo con la fijación se denomina fetichista.

¿Cuáles son los fetiches más comunes?

Tener un fetiche no es algo malo si se controla y se comunica a nuestros propios amantes. En la actualidad, en la sociedad hay una secuencia de fetiches sexuales bastante ordinarios. Entre los más célebres tenemos la posibilidad de descubrir los próximos.

Sadomasoquismo

Una persona que tiene este fetiche se excita por medio de los azotes y las diversas maneras de golpear a los otros. En muchas situaciones para lograr realizar este fetiche sexual con total estabilidad se debería implantar un límite con la magnitud. Las personas que sienten este fetichismo tienen la posibilidad de practicarlo con total normalidad si se establecen condiciones con la otra que participe.

Juegos de roles

Las fantasías que se realizan por medio de este fetiche sexual. En dichos casos el fetichista busca representar eso que en la imaginación le excita. Así, las personas que participan tienen la posibilidad de vestirse con cualquier disfraz en cuestión o inclusive hacer el papel de un personaje imaginario.

Fetiche de pies

Algunas personas sienten excitación al ver y tocar los pies de los demás. Tanto es así que el fetichismo relacionado con los pies acostumbra a llevarse a cabo a través de masajes, besos y mordiscos. A pesar de que este es uno de los fetiches más comunes en la sociedad, en muchas ocasiones una persona que le gustan los pies en ese sentido puede ser estigmatizada por los demás.

Lencería erótica

De todos los tipos de fetiches este es el que pasa más inadvertido, además de ser uno de los más frecuentes. La ropa interior sexy se llega a transformar en fetiche una vez que alguien requiere que se encuentre presente en un escenario sexual para participar en las interacciones.

Juegos de sensaciones

Los estímulos además tienen la posibilidad de conformar parte de los fetiches sexuales. Tanto es de esta forma que este fetiche radica claramente en recibir las sensaciones de una manera sexual. Esto podría ser por medio de un vendaje de ojos o inclusive jugar con un hielo o una pluma. Ejercer el control

Este pertenece a los fetiches más raros. El fetichista acostumbra a querer jugar a la dominación y a la sumisión con su pareja tratando mantener el control de los orgasmos del otro. Así, a lo largo del acto sexual se aspira hacer llegar al otro al borde del clímax para detenerse en seco.

Fetiche
Foto Referencial

Imagen de M C en Pixabay

Esclavitud

Este fetichismo sexual se basa en jugar con el dominio y la sumisión de los otros. Por este sentido, algunas veces se puede interpretar como sadomasoquismo. Una vez que se trata del fetiche de la esclavitud los individuos tratan de amarrar a su pareja para enfatizar el dominio. A diferencia del sado, en este no posee por qué haber un mal al otro.

Juego psicológico

No únicamente existe el fetichismo físico, sino que además hay personas que tienen la posibilidad de estimular por medio de esos juegos sexuales que se generan en la mente. En dichos casos el fetiche radica en el control de la mente que puede tener una persona en una interacción. En ocasiones este fetiche involucra las humillaciones, los insultos e inclusive las amenzas.

Voyeurismo

El voyeurismo es un fetiche que se apoya en obtener placer sexual al notar a otras personas desnudas u mirar a los otros manteniendo sexo. Otra de las caras de este fetiche  es justamente el exhibicionismo, o sea, una vez que otros te miren haciéndolo. Pese a que podría ser desconocido, este pertenece a los fetiches más frecuentes en la sociedad.

Hay varios más fetiches sexuales que los mencionados en esta lista. Tener un fetiche no es algo raro, sino que cada vez existe más normalidad como para aceptarlos como para mostrarlos a la pareja. Gozar del sexo es fundamental para la salud emocional de cualquier interacción.

¿El fetichismo puede ser un trastorno?

Según la Agrupación De Estados Unidos de Psiquiatría, si el fetiche sexual causa inconvenientes graves en las colaboraciones de pareja o una malestar personal significativa, podría ser el instante de consultar a un profesional en sexualidad, y incorpora que una vez que un fetiche realmente se vuelve un trastorno, éste puede llevar a el individuo que lo padece a cometer ocupaciones ilegales, la pérdida de interés en las ocupaciones sexuales usuales y malas interacciones de pareja y sexuales.

 No obstante debes saber que los fetiches sexuales son más frecuentes de lo cual crees y van más allá de una excitación por los pies de otras personas, por cierto se considera que tienen la posibilidad de ser innumerables y dichos tienen la posibilidad de nacer a partir de la fijación por la ropa interior, zapatos, juegos de papel, sex toys, posiciones sexuales y más, además no son exclusivos de un solamente género o identidad sexual.

Fuente:

Imagen destacada por: 5267040 en Pixabay