El mundo entero vive aún uno de los días más tristes de la historia; cuando los sonidos de la guerra entre Rusia y Ucrania resonaron con fuerza y ​​llegaron a oídos de todo el planeta.

Rusia arremetió con una invasión a enorme escala a Ucrania; empezó con ataques aéreos y con misiles en las instalaciones militares ucranianas; antes de que las tropas y los tanques cruzaran las fronteras del norte, el este y el sur.

A medida que observamos cómo se desarrolla todo en Ucrania , los doctores recomiendan tratar de cuidar su propia salud mental. Lo que se está viendo fuera de Ucrania es angustiante.

Con transmisiones en vivo las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en ocasiones no tenemos la posibilidad de evitar continuar desplazándonos hacia abajo en las noticias y líneas de tiempo para ver qué sigue pasando.

Podría ser difícil alejarse de las redes sociales y NO ver las consecuencias de este conflicto, sin embargo los doctores recomiendan que alguna vez debería desconectarse, o inclusive descubrir una forma de ayudar.

Rusia y Ucrania 2
Foto referencial

Foto de Kris Møklebust en Pexels

Impacto de la guerra en la salud mental

La doctora Christine Cauffield, directora ejecutiva de LSF Health Systems, comentó que en ocasiones no nos percatamos de cómo nos perjudica la ingesta de aquellas noticias.

“Cuando estamos en las redes sociales y nos bombardean con noticias bastante negativas, matanzas, muerte, y devastación; el temor y la ansiedad aumentan. Hemos estado en un estado de miedo los últimos 2 años y ahora vino un miedo adicional con este acontecimiento mundial”, comentó Cauffield. 

 “Como traemos esto regularmente hacia nosotros mismos y no nos proveemos de tiempo para equilibrarlo con alegría y ocupaciones al aire libre, esto perjudicará nuestra salud mental”.

Lea también: Semen: ¿Sufres de algún cambio repentino en su textura?

Un consejo que compartió para cuidar la salud psicológica a lo largo de dichos tiempos es conectarse con otras personas para obtener y compartir algo de apoyo.

Los estudios psiquiátricos y psicológicos han demostrado que la guerra deja episodios persistentes en casi toda la gente, independientemente de la edad y el género. Algunos de los efectos integran:

  • Desórdenes de ansiedad
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Depresión
  • Trastornos disociativos (desvinculación con el mundo exterior, despersonalización, desrealización, insensibilidad, catatonía)
  • Trastornos del comportamiento (agresión, conducta delictiva, asocial y violenta)
  • Abuso de alcohol y sustancias

Fuente: sabervivirtv

Imagen destacada por: pixabay