Un descubrimiento científico de gran relevancia abre la puerta a la detección temprana del cáncer. Dos estudios realizados por investigadores de la Universidad de Oxford han identificado la presencia de proteínas en sangre que podrían alertar sobre la presencia de cáncer hasta siete años antes del diagnóstico formal.

cáncer

Imagen de Michal Jarmoluk en Pixabay

¿Cómo funciona?

El estudio identificó 618 proteínas relacionadas con 19 tipos diferentes de cáncer. De estas, 107 proteínas demostraron ser las más prometedoras para la detección temprana. Estas proteínas, presentes en la sangre, se alteran ante la presencia de células cancerosas, lo que las convierte en biomarcadores potenciales para la detección temprana.

La detección temprana del cáncer es crucial para mejorar las tasas de supervivencia. Un diagnóstico temprano permite iniciar tratamientos de manera oportuna, cuando la enfermedad es más susceptible a ser controlada.

¿Qué tipo de proteínas buscan para detectar el cáncer?

Los investigadores se enfocaron en proteínas liberadas por las células cancerosas o por las células del sistema inmunológico en respuesta al cáncer. Estas proteínas, al circular en la sangre, proporcionan información sobre la presencia y el tipo.

El análisis de estas proteínas se realiza a través de una simple muestra de sangre, similar a un análisis de sangre común. La técnica utilizada se denomina espectrometría de masas, la cual permite identificar y cuantificar las proteínas presentes en la muestra.

Lea: Cáncer de ovario: Todo lo que necesitas saber

¿Qué sigue?

Si bien estos estudios representan un avance importante, se requiere más investigación para validar la eficacia de este método de detección temprana en una población más amplia. Se necesitan estudios clínicos a gran escala para confirmar la precisión y confiabilidad del análisis.

La detección temprana del cáncer a través de análisis de sangre simples y no invasivos podría revolucionar la lucha contra esta enfermedad. La identificación temprana de pacientes con cáncer permitiría iniciar tratamientos oportunos, aumentando las posibilidades de supervivencia y mejorando la calidad de vida de los pacientes.

Es importante destacar que este tipo de análisis aún se encuentra en fase de investigación y no está disponible como prueba diagnóstica.

Sin embargo, los resultados de estos estudios son sumamente prometedores y abren un camino esperanzador hacia la detección temprana y efectiva del cáncer.