La cromofobia es el temor extremo al dinero. Además, también conocida como crematofobia, engloba todo, desde el temor a gastar dinero, el temor a pensar en el dinero y hasta el temor a tocar el dinero.

La expresión combina el término griego chermato, que significa «dinero», y el término griego phobos, que significa «temor».

Síntomas de la cromofobia

La cromofobia no es tan común como otras fobias, como la claustrofobia (temor a los espacios cerrados o abarrotados) o la acrofobia (temor a las alturas). No obstante, al igual que otras fobias, la cromofobia es un temor anormal e incomprensible que conlleva una secuencia de indicios que varían en gravedad. Aquí hay ciertos indicios claros de la cromofobia.

Vacilación extrema para pensar en el dinero

Para la mayor parte de las personas, la cromofobia suele manifestarse como la carencia de voluntad para abordar los hábitos de ahorro y gasto poco saludables. Tal vez esto signifique que usted está excesivamente reacio a gastar dinero, inclusive en artículos que sabe que son necesarios, pues tiene temor de quedarse sin dinero. O quizás se sienta impotente para regir sus finanzas, por lo cual deja de ahorrar dinero y de costear sus facturas.

Retiro de ocupaciones

Si sufre de cromofobia, es viable que evite ocupaciones que comúnmente goza. Ejemplo, quizás te saltes la noche de cine familiar, la noche de cita con tu pareja u otra actividad placentera debido a que estás preocupado por tus finanzas.

Deseo de contar el dinero una y otra vez

Es usual consultar su cuenta bancaria de manera regular. ¡Algunas personas revisan las suyas todos los días! No obstante, si una y otra vez ingresa a su cuenta bancaria o cuenta y vuelve a contar el efectivo en su billetera algunas veces al día y se siente estresado de lo que encuentra, es viable que padezca de cromofobia.

cromofobia 2
Foto referencial

Foto de Moose Photos en Pexels

Negarse a tocar el dinero

En el otro extremo, si se rehúsa a manejar el dinero, podría padecer de cromofobia. Quizás tenga temor de enfermarse por los gérmenes del dinero o quizás se sienta emocionalmente desencadenado por ver el dinero. Independientemente del fundamento, negarse a tocar dinero puede dificultar las ocupaciones diarias.

Pensamientos depresivos o dolencias físicas

La cromofobia además puede traer consigo sentimientos intensos de desesperanza, ansiedad y depresión. Si siente una ansiedad fuerte causada por su situación financiera, debería comunicarse con un profesional de salud psicológica rápido.

En algunas ocasiones, además puede experimentar indicios físicos de cromofobia, como temblores, sudoración, boca seca, náuseas o complejidad para respirar. Nuevamente, comuníquese con un profesional doctor rápido.

Causas de la cromofobia y cómo superarlas

Cada caso es distinto, sin embargo, aquí hay varias razones habituales de cromofobia y lo que puede hacer para atacarlas.

Tabú del dinero

El dinero es tal vez uno de los temas más tabú. Se llega a tener en cuenta que el dinero es un asunto «íntimo”, inclusive más que la política y la religión. Esta falta de voluntad para dialogar de dinero podría ser emocionalmente perjudicial y puede ocasionar indicios de cromofobia.

Por difícil que sea, hable con otros sobre sus inconvenientes financieros. Al menos, va a tener a alguien que comprenda su situación financiera y no se sentirá tan solo.

Si prefiere no dialogar con alguien que conoce sobre sus ansiedades financieras, trate de ser abierto con un consejero financiero. La iniciativa aquí es detectar que está luchando y tomar varias medidas específicas para mejorar.

Gastar preocupaciones

Todo el planeta sabe que el dinero es reducido y que debe ser utilizado con prudencia. Una vez que lleva esta iniciativa al extremo es cuando la cromofobia puede entrar en acción. Quizás haya recortado extremadamente un gasto pues tiene temor de no tener suficiente dinero una vez que realmente lo requiere.

Para contrarrestar este temor, planifique todos sus gastos. Lleve un registro de cuánto dinero se destina a cada gasto y establezca un fondo de emergencia para que se sienta práctico. Si ya tiene un fondo de emergencia, incremente sus contribuciones.

Ansiedades de dinero ganado

Es fundamental tener una buena iniciativa de cómo la proporción de horas que labora se relaciona con la proporción de dinero que gana. No obstante, amarrar estrechamente cada dólar ganado a cada hora trabajada puede hacer que sienta que no merece gastar el dinero que generó.

Convénzase de que requiere y merece gastar dinero en usted mismo algunas veces. Piense en gastar de forma responsable como una forma de celebrar su arduo trabajo luego de una extensa semana.

Lea también: Mindfulness: qué es y cómo ayuda para reducir la ansiedad

Complejidad del dinero

Si se siente confundido por la jerga financiera y no comprende el amplio mundo de las cuentas bancarias, acciones, bonos, fondos mutuos o las hipotecas, es viable que prefiera desconocer sus finanzas por completo. No obstante, desconocer sus finanzas puede colocar en riesgo su futuro.

Para ello exija ayuda y no temas hacer muchas preguntas.

Priorice sus finanzas y supere la cromofobia 

La manera más directa de superar la cromofobia es afrontar su temor al dinero de frente. Las fobias acostumbran estar en relación con una vivencia traumática bastante específica. En vez de permitirse preocuparse por sus finanzas en tiempos de crisis, cuándo vencen las facturas o si los saldos bancarios son bajos, piense en sus finanzas de forma proactiva.

Fuente: bbc

Imagen destacada por: freepik – www.freepik.com