Los sulfatos son sustancias químicas usadas como agentes de aseo para el cabello. Se hallan en limpiadores domésticos, detergentes e inclusive champú.

Dos tipos primordiales de sulfatos se aplican en el champú: lauril sulfato de sodio y laureth sulfato de sodio. El objetivo de dichos sulfatos es producir espuma para eliminar el aceite y la suciedad de su cabello. Si su champú hace espuma de forma fácil, es bastante posible que contenga sulfatos. Los champús sin sulfato generan poca espuma o nada.

Comparando con otros componentes de aseo en el champú, se plantea que los sulfatos poseen el efecto de aseo más profundo. Pertenecen a una clase de limpiadores denominados tensioactivos aniónicos, que limpian las sustancias.

Los sulfatos y el cabello

La utilización de sulfatos en el champú fue controvertida en las últimas décadas. Varias personas creen que los sulfatos tienen la posibilidad de afectar de manera directa su salud. Ya que el champú se utiliza diariamente en varios casos, la iniciativa es que esta exposición a los sulfatos puede conducir a peligros graves. Los sulfatos en algún momento fueron catalogados como agentes responsables de cáncer, pero las pruebas científicas adicionales desacreditaron estas afirmaciones.

sulfatos y cabello 2
Foto referencial

Foto de cottonbro en Pexels

¿Cuándo debería alguien evitar los sulfatos?

Si bien los sulfatos son efectivos para eliminar la suciedad y el aceite de su cabello, el problema es que dichos componentes tienen la posibilidad de ser bastante fuertes para varias personas. Es viable que no responda bien a los sulfatos si tiene piel o cabello susceptibles, o si tiene alergias o sensibilidades a dichos tipos de productos químicos.

La AAD (Academia Americana de Dermatología) además plantea que debería evitar los sulfatos si tiene eccema, dermatitis de contacto o piel sensible. Cualquier impacto potencial de espuma de los champús de sulfato podría irritar esta clase de afecciones de la piel.

Una actitud alérgica además es viable si eres sensible a los sulfatos. Si este es la situación, es posible que note uno o más de los próximos síntomas en el cuero cabelludo y la cara luego de utilizar un champú con sulfato:

  • Rojez
  • Erupción
  • Hinchazón (inflamación)
  • Picazón
  • Urticaria

Además, es viable que quiera evitar los sulfatos si tiene el cabello seco o fino. Dichos tipos de cabello son más frágiles, y los efectos del champú con sulfato tienen la posibilidad de remover bastante de los aceites naturales necesarios para conservar sus hebras saludables.

Lea también: Liquid facelift: estiramiento facial líquido

Conclusión

  1. Lávese el cabello solo con la frecuencia que necesite
  2. Asegúrese de que su champú se adapte a su tipo de cabello.
  3. ¡No olvides usar un acondicionador!
  4. Use las herramientas como el secador, plancha y rizadora con moderación

Fuente: glamour

Imagen destacada por: valuavitaly – www.freepik.es