Empezar a realizar yoga puede parecer una labor desalentadora, y los retos que combaten los principiantes tienen la posibilidad de ser abrumadores.

¿Cómo comienzas una práctica de ejercicio cuando no estas en forma y no estás seguro de si tienes el tiempo para comprometerte con una rutina diaria? La buena noticia es que hay muchas posibilidades en que puedes hacer que tu práctica de yoga funcione para ti (principiantes), inclusive si solo tienes unos minutos todos los días para dedicarle a ello.

El hecho de que estés interesado en empezar una clase de yoga es un paso en la dirección adecuada. Hay muchas posibilidades en que puedes hacer que tu práctica de yoga funcione para ti.

Puedes hacer uso de las siguientes recomendaciones para principiantes en el yoga como un punto de inicio para empezar. No necesitas usarlos todos, posibilita que tu práctica de yoga crezca y se desarrolle naturalmente con el tiempo.

Yoga para principiantes (1)
Foto referencial

Foto de Cliff Booth en Pexels

1.- Encuentra un buen maestro de yoga

Es muchísimo más simple y afable, aprender yoga, con todos sus puntos físicos y mentales detallados y sutiles, de la mano de un maestro experimentado y calificado.

2.- Respeta la inteligencia interior y las restricciones de tu cuerpo

No te esfuerces por hacer nada que te haga sentir en peligro o que te haga pensar que será malo para ti. Nos estamos refiriendo a “Ahimsa”, la práctica de no influir, que es sustancial para la práctica hábil y beneficiosa del yoga.

3.- Respirar

En yoga hablamos de hallar una armonía más sana y fuerte entre nuestro cuerpo y mente, y nuestra respiración es esencial para esto. Respira en todo tu cuerpo en las posturas y relájate.

4.- No te compares con el resto

Mira hacia tu propio avance; constantemente habrá personas que tengan más experiencia que tú. El yoga puede estar de moda, pero no es un deporte de espectadores o una competición. Aprecia el desarrollo sutil de tu propia práctica, la mejor parte de ella está en el interior, en la conciencia curativa y la unidad de tu propio cuerpo, mente y espíritu.

5.- Tener sentido del humor

El yoga es una actividad tranquila y enfocada, pero no requerimos tomarnos bastante en serio la práctica. La humildad, una sonrisa interior y un poco de gentileza tienen la posibilidad de salvarnos de esforzarnos hasta el punto de la tensión y una lesión.

Lea también: Oligoterapia: Qué es, importancia y sus beneficios en la salud

6.- Bebidas y alimentación

Es aconsejable no ingerir alimentos 1 o 2 horas previo a la práctica de yoga, y tomar solo pequeñas porciones de agua, además de no tomar agua a lo largo de la práctica.

Evite el alcohol, el azúcar o la cafeína previo a su clase de yoga.

7.- Use ropa holgada y cómoda

Estirarás tu cuerpo en cada una de las direcciones y, por consiguiente, no querrás utilizar nada que escarbe o restrinja tu desplazamiento.

8.- Hacer que la práctica sea recurrente

Poco y constante es más efectivo que las largas sesiones eventuales de yoga. Inclusive 15 min al día de unas escasas posturas bien elegidas tienen la posibilidad de tener un impacto bastante positivo en su bienestar físico, emocional y de la mente.

Una disciplina regular cosechará más beneficios, debido a que en ese sentido el cuerpo humano empieza a sentirse a gusto y familiarizado con el proceso y gradualmente se vuelve más flexible y de forma sutil consciente de las sensaciones.

9.- Modifica las posturas de tu cuerpo

Un óptimo maestro de yoga le mostrará cómo aliviar su propio cuerpo cuidadosamente hacia la postura ideal, quizás con la utilización de complementos de yoga como bloques extras, refuerzos, un cinturón, etc.; enfocándose sobre el inicio del estiramiento interno o la dirección de la energía que la postura pretende evocar en nosotros mismos.

10.- ¡Relájate! finaliza tu práctica de yoga con Shavasana

Culmine su práctica con Shavasana (postura del cadáver), acostado en el suelo, descansando y relajando conscientemente su cuerpo durante unos 5 a 15 minutos. No te apresures a salir de ella; levántate delicadamente, rodando sobre tu lado derecho y acercándote a una postura sentada en tu propio tiempo.

Fuente: glamour

Imagen destacada por: Pexels en Pixabay