La adicción a la cirugía plástica es un trastorno del comportamiento que provoca que una persona desee modificar una y otra vez su aspecto al someterse a una cirugía plástica.

Este trastorno puede hacer que alguien gaste una cantidad enorme de dólares en diversas operaciones, aun con todo eso, puede no hacerlos más felices. El deseo de cirugía plástica comúnmente nace de la inseguridad que los individuos sienten referentes a cómo se ven. Esta es una emoción usual que todo el planeta experimenta rara vez. Pero una vez que la inseguridad se vuelve obsesiva y la cirugía plástica se convierte en el centro de la vida de una persona, hay un problema grave.

Al igual que con cualquier adicción, la adicción a la cirugía plástica empieza con una vivencia inicial y positiva. Una vez que alguien que vive con inseguridad debilitante se siente mejor sobre su aspecto luego de su primera operación, puede dictaminar tener otra para arreglar otro «defecto».

Tan rápido como la cirugía plástica se convierta en la solución a la autopercepción negativa, las personas se inscribirán en muchas intervenciones que logren costear.

cirugía plástica y adicción 2
Foto referencial

Foto de Anna Shvets en Pexels

Trastorno dismórfico corporal

El trastorno dismórfico corporal es una condición que provoca que una persona se obsesione con las «deficiencias» reales o imaginarias de su aspecto físico. Los psicólogos piensan que la condición es un trastorno obsesivo-compulsivo que perjudica la paz de una persona.

Trágicamente, los individuos con trastorno dismórfico corporal padecen altas tasas de suicidio. El trastorno perjudica tanto a hombres como a mujeres y principalmente empieza a lo largo de la juventud de una persona y la edad adulta temprana.

Lea también: Pérdida de la audición debido a la música alta

Riesgos de la cirugía plástica

La cirugía plástica principalmente está referida a mejorar ciertas características corporales. Por consiguiente, el objetivo de la cirugía plástica es hacer que alguien se sienta más guapo y seguro.

La cirugía plástica continuamente debería ser una elección independiente. Aparte de los peligros que acompañan a cualquier operación médica, no hay nada inherentemente malo con la cirugía plástica, siempre y cuando el cirujano sea competente y el paciente tenga expectativas realistas.

Una operación de cirugía plástica podría generar un resultado positivo, pero diversas operaciones podrían tener secuelas no deseadas. Los peligros que se pueden presentar de la cirugía plástica serian:

  • Coágulos de sangre
  • Cicatrices, moretones e hinchazón
  • Músculos colapsados
  • Sangrado excesivo
  • Daño a los nervios
  • Muerte tisular
  • Infecciones, incluyendo neumonía
  • Peligros de anestesia (incluyendo shock, insuficiencia respiratoria, alergia y paro cardíaco)

Bastantes personas que se someten a una cirugía plástica se arrepienten después ya que no permanecen satisfechas con cómo se ven luego. En algunos casos de adicción, los individuos se someten a más operaciones para arreglar las anteriores.

Fuente: sabervivirtv

Foto destacada por: wayhomestudio – www.freepik.es