La aterosclerosis es una patología en la que se deposita la placa -compuesta por grasas, colesterol, calcio y demás sustancias que se encuentran en la sangre- dentro de las arterias; provocando serias dificultades en las personas que la padecen.

Lea también: Reducir el estrés contribuye a la buena alimentación, según estudio

La aterosclerosis es el proceso subyacente a los síndromes coronarios agudos y crónicos; así como ciertas formas de ACV o enfermedades arteriales periféricas. Estas placas se desarrollan a lo largo de los años; permitiéndole a los expertos, si la determinan temprano, actuar preventivamente.

aterosclerosis
a{ color: #666666; text-decoration:none; font-size:10px;}a:hover{color:#333333}Vector de Corazón creado por brgfx – www.freepik.es

La denervación renal avanzada comienza a ser un tratamiento viable. Los resultados positivos sobre la eficacia y seguridad de la denervación renal avanzada, ampliaron aún más el espectro terapéutico en los pacientes.

La aspirina no es preventiva (siempre): usar la aspirina, sobre todo en atenciones primarias antes de tener manifiestos de la enfermedad, no tiene una relación beneficio-riesgo que favorezca al paciente. En cambio, en la prevención secundaria (cuando la enfermedad cardiovascular la padece el paciente) puede observarse mayores beneficios si se pretende evitar complicaciones a causa de la misma enfermedad.

Deja los excesos si sufres aterosclerosis

Hábitos tóxicos: el tabaquismo, consumo de alcohol o cualquier droga, aún en cantidades moderadas, son asociadas al aumento de la rigidez arterial.

Si sufres esta patología, de todas las maneras debes evitar estas sustancias. Además de empeorar tu estatus, no le hacen nada bueno a tu cuerpo. Igualmente, lo recomendable siempre es acudir a un experto para monitorear la salud del paciente.

Igualmente, si sufres alguna patología previa debes evitar los excesos de grasa en las comidas. Una buena alimentación, en muchas oportunidades, es la salvación para la nutrición y bienestar de las personas.

Esta enfermedad, día a día, pone en riesgo la salud de las personas que la padecen, por lo tanto, es necesaria una buena alimentación.