Luego de un día de complicaciones, sumado al estrés del trabajo o cualquier tipo de problemas, las personas suelen refugiarse en la comida rápida; por la sencilla razón de que les da flojera cocinar. Sin embargo, a pesar de que esta es una situación extraordinaria, podría conducir a una peligrosa costumbre de ingesta de grasa y comida rápida.

Lea también: Chocolaterapia: ¿Cuáles son sus beneficios y cómo disfrutarla?

Un novedoso estudio demostró que las mujeres comen menos comida rápida al sufrir condiciones estresantes que los hombres; precisamente, porque sus niveles de estrés pueden disminuir con otras actividades.

Los realizadores del estudio analizaron los datos de más de 330 mujeres; madres, con obesidad o sobrepeso y provenientes de familias con bajos ingresos. Antes de comenzar, las participantes llenaron varias encuestas para evaluar sus niveles de estrés; así como la grasa y comida rápida que consumían.

Foto de Comida creado por KamranAydinov – www.freepik.es

El objetivo final del estudio es prevenir el aumento de peso; mediante el manejo del estrés, con una correcta alimentación y mejor actividad física. Los investigadores, basándose en los testimonios de las mujeres, se los mostraron junto a sus familiares; con la disposición de crear conciencia sobre estas situaciones.

Cuidado con el estrés

Luego de ver los videos, las participantes dijeron que era la primera vez que se percataban del nivel de sobreesfuerzo que tenían; tomando en cuenta esto, los datos demostraron que la disminución del estrés percibido, fue un rol importante en las féminas que consumían menos comida rápida.

Asimismo, los investigadores determinaron que este experimento destacó la necesidad, cuasi obligatoria, de controlar las situaciones de estrés; para que estas no repercutan negativamente en la alimentación.

Para tener una correcta alimentación y que el estrés no influya en las personas, se recomienda realizar ejercicio y tomar en cuenta una buena dieta. El estrés puede, además, causar otro tipo de patologías; como las enfermedades coronarias; y en el día a día, provocar problemas de autoestima y complicar las relaciones interpersonales.

Con información de: Noticias en Salud