Todos los seres vivos requerimos del ácido fólico y sus beneficios; es una vitamina correspondiente al complejo B, además exitosa como vitamina B9, folatos o folacina. Fue descubiero en la década de los 40, y su nombre nace del latín Folium, que significa hoja.

ácido fólico y sus beneficios 2
Foto referencial

Imagen cortesía de: jcomp – www.freepik.es

Función del ácido fólico

El ácido fólico y sus beneficios son amplios y favorece a los hombres y mujeres de cualquier edad; salvaguarda las células sanas, evita la anemia y ayuda a mantener el control de la hipertensión.

Además, participa en la formación del sistema nervioso, es productivo para los indicios asociados a la menopausia, disminuye las posibilidades de sufrir cáncer de colon, de cuello uterino y seno.

El ácido fólico tiene mucha trascendencia para las damas en edad fértil y para las embarazadas; debido a que salvaguarda al futuro bebé de alguna malformación, espina bífida, hendidura del labio y paladar y reduce el riesgo de dar a luz a un bebé prematuro y de bajo peso.

Consumo

Nace de los alimentos y se absorbe en el intestino delgado. Es compartido por la sangre hacia los tejidos. Los humanos poseen depósitos de ácido fólico en el hígado y una pequeña porción es producida por las bacterias que componen la flora intestinal.

Las damas en edad fértil tienen que observar su consumo de esta vitamina. En caso de permanecer embarazada sin haberlo planificado; los depósitos de ácido fólico estarían ayudando a defender al futuro bebé a lo largo del primer mes de embarazo, instante en el cual se forma la columna vertebral y el cerebro.

La proporción de ácido fólico cambia conforme con la edad y estado fisiológico. Desde los 16 años, se recomiendan 400 microgramos. Las embarazadas requieren 600 y las madres que amamantan 500.

La falta de ácido fólico no solo causa inconvenientes de salud en los recién nacidos, sus secuelas tienen la posibilidad de manifestarse en cualquier instante de la vida, produciendo anemia, depresión, sicosis, demencia, pérdida de la memoria, disminución de la fertilidad, inflamación de las encías, inconvenientes gastrointestinales, diarrea, fatiga, retraso en el incremento, entre otros.

Lea también: Síndrome de Cotard: qué es, síntomas y quién podría padecerlo

¿Dónde encontramos el ácido fólico?

Las fuentes de esta vitamina son distintas; se hallan en las hojuelas de maíz enriquecidas, lentejas, coliflor, huevo, mango o manga, mora, repollo, vainitas, aguacate, pan integral, piña, leche completa, maní tostado, yogurt, papa, batata, avena, pasta enriquecida, arroz, muslo de pollo, carne de res, sardinas, pechuga de pollo y alas de pollo.

Desafortunadamente, es complicado obtener todo el ácido fólico primordial por medio de los alimentos, principalmente el aporte promedio de esta vitamina no supera los 200 microgramos, por esa razón, se ofrece incrementar el consumo de los alimentos ricos en ella o comer suplementos que aporten 400 microgramos adicionales, más que nada en damas en edad fértil para conservar las reservas en niveles óptimos, si está embarazada, tendrá que consultar con su doctor para que le recete un suplemento con la dosis elemental y no olvidar tomarlo diariamente.

Imagen destacada por: pixabay