Las benzodiazepinas son una clase de medicamentos usados primordialmente para tratar la ansiedad, sin embargo, también son eficaces en el procedimiento de algunas otras afecciones

El mecanismo preciso de acción de las benzodiazepinas no se sabe, pero parecen funcionar al atacar a los neurotransmisores en el cerebro, sustancias químicas que los nervios liberan para comunicarse con otros nervios cercanos.

Uno de esos neurotransmisores es el ácido gamma-aminobutírico (GABA), un neurotransmisor que suprime la actividad de los nervios.

En ese sentido, los científicos creen que la actividad en exceso de los nervios podría ser la causa de la ansiedad y otros trastornos psicológicos; y las benzodiazepinas disminuyen la actividad de los nervios en el cerebro y la médula espinal al mejorar los efectos de GABA.

benzodiazepinas 2
Foto referencial

Foto por: pixabay

¿Para qué condiciones médicas se recomienda las benzodiazepinas?

Las benzodiazepinas se utilizan para tratar:

  • Ansiedad y pánico
  • Convulsiones
  • Insomnio o complejidad para descansar.

También se aplican para:

  • Anestesia general
  • Sedación previa a cirugía o métodos de diagnóstico
  • Relajación muscular
  • Abstinencia de alcohol y agitación vinculada a las drogas
  • Náuseas y vómitos
  • Depresión
  • Ataques de pánico

Diferencias entre las benzodiazepinas

Las benzodiazepinas difieren en la velocidad con la que empiezan a funcionar, el tiempo que continúan en funcionamiento y por lo cual se prescriben con más frecuencia.

  • El diazepam y el clorazepato poseen inicios rápidos de acción y principalmente empiezan a funcionar en los 30 a 60 min.
  • Oxazepam tiene un principio lento; orazepam, alprazolam y clonazepam poseen inicios intermedios de acción.
  • El clorazepato, el midazolam y el triazolam son agentes de acción corta con duraciones de acción de 3 a 8 horas.
  • Alprazolam, orazepam, estazolam y temazepam son agentes de acción intermedia con duraciones de acción de 11 a 20 horas.
  • El clordiazepóxido, el clonazepam, el diazepam, el flurazepam y el quazepam son agentes de acción prolongada con una duración de acción de 1 a 3 días.

Aunque la mayor parte de las benzodiazepinas se aplican indistintamente, varias se utilizan habitualmente para ciertas afecciones.

  • Alprazolam, clordiazepóxido, clorazepato, diazepam, orazepam y midazolam se aplican para los trastornos de ansiedad.
  • El clonazepam, el clorazepato, el orazepam, el clobazam y el diazepam se aplican para los trastornos convulsivos.
  • Estazolam, flurazepam, quazepam, temazepam y triazolam se utilizan para el insomnio o inconvenientes para dormir.
  • Midazolam, orazepam y diazepam se usan en la anestesia.
  • Diazepam además se usa para la relajación muscular.
  • El clordiazepóxido se utiliza para la abstinencia de alcohol.

Lea también: Fármaco para combatir la obesidad y enfermedades cardíacas

Peligros de adicción a las benzodiazepinas

En general, dos preocupaciones serias de la terapia con benzodiazepinas son el potencial de abuso (sobredosis) y el desarrollo de dependencia física (adicción).

Así, aunque el abuso intencional de benzodiazepinas recetadas es subjetivamente poco común en la población general, debería usarse con más precaución en individuos con precedentes de abuso de drogas.

Las benzodiazepinas raramente son la exclusiva droga de abuso, y los adictos principalmente combinan benzodiazepinas con otras drogas para incrementar el impacto. Ejemplificando, las benzodiazepinas se combinan con ciertos opioides, una clase de analgésicos recetados fuertes, para mejorar los efectos eufóricos.

Entre los adictos, el diazepam y el alprazolam son los más famosas gracias a su instantáneo efecto.

Generalmente, los adictos corren un gran peligro de padecer efectos colaterales, que integran:

  • Confusión
  • Dificultad para dialogar
  • Convulsiones
  • Somnolencia severa o coma
  • Temblores
  • Latidos cardíacos lentos
  • Dificultad para respirar
  • Debilidad severa

Por lo tanto, para tratar la sobredosis de benzodiazepinas, se debe inyectar rápidamente flumazenil en la vena.

Fuente: cuidateplus

Imagen destacada por: Pietro Jeng en Pexels

A tu salud…