En las redes sociales, especialmente en plataformas como TikTok, ha cobrado auge una peligrosa tendencia conocida como el «callo solar». Esta práctica consiste en exponerse al sol de forma prolongada y sin protección, con la falsa creencia de que esto crea una barrera protectora en la piel, similar a un callo, que permite tolerar mejor la radiación ultravioleta (UV) y conseguir un bronceado más rápido.

Sin embargo, la realidad es que el «callo solar» no existe. La piel no desarrolla tolerancia a la radiación UV, y exponerse al sol sin protección solo trae consigo graves consecuencias para la salud.

En este artículo, desmentiremos este mito y explicaremos por qué debes evitar a toda costa la peligrosa moda del «callo solar».

¿Qué es realmente el «callo solar»?

La idea del «callo solar» se basa en la creencia errónea de que la piel, al ser expuesta al sol de forma gradual y sin protección, se vuelve más resistente a sus efectos nocivos. Esto, según la teoría, permitiría broncearse más rápido y sin riesgo de quemaduras.

Sin embargo, la piel no funciona de esa manera. La exposición al sol sin protección provoca una serie de reacciones en la piel, como la inflamación, el engrosamiento y la producción de melanina (bronceado).

Estas reacciones son mecanismos de defensa que la piel pone en marcha para intentar protegerse del daño solar, pero no son indicativos de que la piel se esté volviendo más resistente. De hecho, son señales de que la piel está siendo dañada.

callo solar

Imagen de MBatty en Pixabay

Peligros del «callo solar»

Exponerse al sol sin protección, como propone la moda del «callo solar», conlleva graves riesgos para la salud, tanto a corto como a largo plazo. Entre los principales peligros encontramos:

  • Quemaduras solares: Las quemaduras solares, incluso leves, son un signo de daño celular y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel.
  • Envejecimiento prematuro: La radiación UV acelera el envejecimiento de la piel, provocando arrugas, manchas y pérdida de elasticidad.
  • Manchas solares: La exposición al sol sin protección favorece la aparición de manchas solares, también conocidas como hiperpigmentación.
  • Cáncer de piel: El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común en el mundo, y la exposición excesiva a la radiación UV es su principal causa.

Lea: Doltak Dance: una tendencia viral que combina baile y ejercicio

Es importante recordar que el daño solar es acumulativo, lo que significa que los efectos de la exposición al sol sin protección se van sumando a lo largo de los años.

En definitiva, el «callo solar» es un mito peligroso que no tiene fundamento científico. No existe tal cosa como una piel «resistente al sol», y exponerse al sol sin protección solo trae consigo graves riesgos para la salud.

Protégete del sol utilizando siempre protector solar de amplio espectro con un FPS de 30 o más, busca la sombra durante las horas centrales del día y evita las camas solares. Tu piel te lo agradecerá.