Los ataques de pánico pueden pasar desapercibidos para las personas que los padecen. Ya que este trastorno neuroemocional se puede presentar dentro de una semiología médica que dificulta su identificación inmediata, en ciertos casos.

En esta época de pandemia los especialistas aseguran que las consultas por trastornos de pánico ha aumentado. Y la ciencia médica ha dicho que estas crisis de angustias se pueden tratar con medicina antienvejecimiento, llegando a alcanzar resultados exitosos.

Los ataques de pánicos atiborran los consultorios

El Dr. Juan Carlos Méndez es Especialista en Medicina Antienvejecimiento y asegura que las consultas por crisis de pánico han ido creciendo en los últimos años. Las persona acuden a la consulta y descubren que tienen estas crisis de angustias, indica el Dr. Méndez, «cuando se realizan preguntas de si tienen dificultad para respirar, si tienen taquicardia, si tienen algún tipo de desesperación, se les dice que esos son algunos síntomas de ataques de pánicos».

«Los ataques repentinos de pánicos pueden ser leves, moderados hasta severo, sin llegar hasta la crisis maníaca, en los casos de psicosis». Puntualiza el Dr. Méndez que, por lo general, los ataques de pánicos son una neurosis. Es decir, que la persona puede estar consciente de que padece el trastorno; a diferencia de la psicosis, que es lo contrario.

Los ataques repentinos de pánicos no son emocionales

A diferencia de lo que se podría creer, los ataques de angustias que derivan en pánico no tienen un origen emocional, sino orgánico.

Explica el Dr. Méndez que, cuando hay una alteración en los niveles de serotonina, que es un neurotransmisor de ánimo, la persona empieza a sufrir de ansiedad, angustias, hasta llegar a la manifestación de la crisis de pánico.

Lea también: Fármaco para el tratamiento de la esquizofrenia

Cuando los niveles de serotonina están por debajo de los niveles normales, entonces, el de decaimiento, y la depresión como tal se hacen presente en la persona. }

¿Cómo tratar los ataques de pánico?

Es en la consulta médica el lugar inicial desde donde se diseña el tratamiento. En la entrevista médico-paciente es fundamental saber cuándo se presentan los síntomas, a qué horas del día. Indica al respecto el Dr. Méndez que por hay que indagar en la vitalidad de energía del paciente.

«Si es en la mañana, es muy sugestivo que sea tiroide; si es en la tarde, es muy sugestivo que sea la glándula suprarrenal; pero cuando es todo el día, el agotamiento es crónico o hay depresión, que ya es orgánica». Aclara el Dr. que estos pacientes no duermen bien, por el déficit de serotonina en el día que impacta en los niveles de melatonina en la noche. De modo que en el día está ansioso o decaído y en la noche con un sueño interrumpido. Señales todas estas, de ataques de pánicos.

Los exámenes de laboratorio son importante para el tratamiento. Indica Méndez que hay que urgar en los niveles de, por ejemplo, litio del paciente, que al ser reducidos, la serotonina se ve alterada, creando trastornos emocionales en el paciente.

Las vitaminas del Grupo B son ideales para recuperar los niveles de energía del paciente durante el día. Igualmente aminoácidos específicos y niveles de litio mínimos, para restaurar los niveles óptimos de este mineral.

Fuente: Atusalud