Todos, de manera inevitable, vamos a atravesar momentos con altos niveles de estrés o inseguridad; como una ruptura amorosa, un duelo, una mudanza, emigrar, cambiar de trabajo, una enfermedad. Estos eventos pueden provocar que te sientas desconectado contigo mismo; y con ello, te será complicado adaptarte, madurar y entender el proceso

Para mantenerte centrado y en pleno nivel de conciencia en los momentos de incertidumbre aumentando tu conciencia de mente y cuerpo, puedes valerte de unas sencillas herramientas que yo pongo en práctica para poder reaccionar adecuadamente y tomar las mejores decisiones. Conecta contigo mismo.

Conecta

Si estoy muy nerviosa o abrumada con las circunstancias trato de recordar momentos positivos de mi vida e incluso, busco escribirlos y reflexionar con gratitud, hurgo en las etapas de las cuales me siento orgullosa de lo que fue mi actuar para motivarme. Muchas veces esas circunstancias fueron precedidas por acontecimientos angustiosos o problemas. Medito en que siempre uno puede salir adelante y que todo pasa, con ello puedes encontrar paz y seguridad. Por ejemplo, incluye en esta lista esas cosas positivas como lo son tu familia, tus amigos, el trabajo, tu casa y esas vacaciones que añoras en tiempos de Covid19.

Algo infaltable en mi día a día es respirar profundamente cuando me ataca la ansiedad. Cuando las cosas no suceden tal como las esperaba, trato de no sumergirme en la negatividad, me conecto conmigo haciendo una pausa y respirando profundamente. La respiración pausada activa la respuesta de relajación natural del cuerpo para ayudarme a liberar el estrés y reconectar con mi esencia, bajando los niveles de ansiedad o depresión, y aumentando mis niveles de energía.

Conecta contigo mismo
Conecta contigo mismo – Foto de Zayceva Tatiana en Pexels

Camina o siéntate, en el aquí y en el ahora, respirando por la nariz, dejando que el aire expanda tus pulmones, costillas y abdomen. Luego bota el aire profundamente por la boca. Enfócate en el ambiente que te rodea. Esto te ayudará a volver al momento presente y liberar los nervios. Asegúrate de incluir todo lo interesante o extraordinario que veas…

Camina hasta que te sientas calmado o menos ansioso y muévete si te sientes estancado o desbordado, yo por ejemplo, muchas veces salgo a correr. Moverte ayuda a liberar la ansiedad y a aumentar tu nivel de conciencia.

Lee también… Pestañas: 5 trucos | Lucirlas increíbles en verano y sin rimmel

Si estás sentado en tu lugar de trabajo, trata sacudir las manos, dar golpecitos con los pies o mover los hombros. Puedes ponerte de pie y estirarte o saltar un par de veces hasta relajarte. Si estás esperando por algo o a alguien, intenta caminar y hacer estiramientos ligeros.

Conecta contigo mismo

Haz un escaneo corporal, ya que mientras tengas más conciencia para ubicar la tensión en tu cuerpo, más sencillo te resultará tomar medidas para aliviarla.

Por otra parte, aliméntate de manera consciente puesto que, generalmente para ahorrar tiempo comemos mientras hacemos otras cosas como manejar, hablar o trabajar; y comer en atención plena es una excelente forma de retomar la calma y conectarnos con el presente.

Antes de probar un bocado, da gracias en silencio por la comida y quien la preparó. Disfruta sus colores, su aroma y su textura. Luego regresa el tenedor al plato. Involucra todos tus sentidos mientras masticas 20 veces como mínimo. Toma el tenedor y repite el proceso. Evita cualquier tipo de entretenimiento mientras comes.

Una de las maneras de disfrutar y vivir a plenitud es enfocarte y respirar. Concentrándote estarás en plena conciencia de cada acontecimiento de tu vida y respirando te hallarás en el centro y la calma ante aquello que te resulte perturbador. Estarás en paz para tomar las mejores decisiones y accionar.

María Laura García