La heparina es un fármaco anticoagulante que previene enfermedades como la trombosis, más específicamente la trombosis venosa profunda. Pero pocos saben, que este medicamento es uno de los anticoagulantes más empleados, ya que cuenta con 100 años de existencia.

Este fármaco se usa de manera preventiva en la formación de coágulos en la sangre, de allí que se suela prescribir en pacientes anticoagulados.

¿Por qué se prescribe la heparina?

Se prescribe para dar solución a los problemas en aquellos pacientes cuyo cuerpo tiende a generar coagulación en exceso; precisamente, porque interviene en el aumento de los coágulos; aunque no reduce las dimensiones que ya están formadas en las venas.

Coagulopatía
Foto referencial

Es así como su efecto en el freno del crecimiento y expansión de la coagulación en las extremidades, impide el rompimiento de las paredes de la venas; de modo que impide que el paciente sufra de una embolia pulmonar, letal.

Casos de riesgos de trombosis

En edades avanzadas la formación de coágulos es especialmente delicada, ya que se está más expuesto. Pero también existen posibilidades de tener una trombosis cuando se sale de un largo periodo de convalecencia médica, acostado. Se da más en paciente que están en rehabilitación de operaciones en rodillas, rotura de caderas e incluso varices.

Lea también: Trombosis y COVID-19: ¿Existe alguna relación?

Otros casos de riesgos son por patologías subyacentes, por ejemplo la diabetes, alteración de la presión arterial e insuficiencia venosa de tipo crónico. Sin embargo, las personas obesas y embarazadas entran en este grupo de riesgo al igual que las mujeres que toman anticonceptivos orales.

¿Cómo se administra la heparina?

Para que el organismo asimile de modo rápido los efectos de las heparinas es necesario que su administración no sea por la vía oral; debido a su dimensiones, que impedirían su correcta absorción. De aquí que la forma más expedita y correcta sea la intravenosa o en todo caso.

La finalidad de la prescripción determinará el lapso y claro está la dosis correspondientes; en todo caso independientemente de los objetivos el paciente debe saber que todo debe estar bajo estricta supervisión médica, ya que la heparina varía en sus presentaciones.

Contraindicaciones

La heparina está contraindicada para personas que presentan valores bajos en sus plaquetas; igualmente para situaciones donde el sangrado es profuso; en caso de ataques cardíacos, si se padece de hemofilia, pero también en casos de úlceras en la zona del estómago, enfermedades del hígado entre otros.

Lea: Aumento de Riesgo Cardiovascular con la Menopausia

Se debe considerar visitar al médico o pedir una consulta cuando se está embarazada o se tiene sospecha de estarlo; también hay que decir al médico dental, en caso de realizarse una cirugía dental, que usted se administra este medicamento.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de la heparina son, en casos poco frecuentes, osteoporosis, trombocitopenia inducida; esta consiste en una particular reacción de tipo inmunitaria que acelera la producción de trombina, debido a que crea anticuerpos en el organismo que activan las plaquetas.

Fuentes: SaberVivirTv