Aunque el uso de la inteligencia artificial puede ser cuestionada actualmente existen evidencias de que puede ayudar a encontrar diagnóstico de enfermedades de una manera más rápida.

Recientemente, un grupo de expertos de Birmingham identificaron la importancia de la inteligencia artificial para el diagnóstico de ciertas enfermedades, una de ellas sería la neumonía.

Todo es cuestión de adaptarse

Aunque muchos especialistas aún se mantienen escépticos a estos procedimientos hay que aceptar que la inteligencia artificial ya está aquí. Desde el desbloqueo del teléfono gracias a la identificación del rostro, hasta los chatbots forman parte de la vida cotidiana.

En algunos casos, estos robots que contestan mensajes de manera automática pueden ayudar a los especialistas a identificar patologías.

diagnóstico de enfermedades
Foto cortesía de:  intographics en Pixabay 

Deep learning: la más utilizada

Este tipo de inteligencia artificial funciona con la programación de las máquinas para que aprendan de forma automática, lo que sería el machine learning.

El proceso consiste en incorporar neuronas artificiales de diferentes niveles que hacen que las neuronas se comuniquen entre sí y produzcan respuestas ante los diferentes estímulos.

El diagnóstico de enfermedades como el COVID-19

Los estudios recientes de la  International Journal of Biological Sciences arrojan pruebas de que la inteligencia artificial puede diagnosticar enfermedades como el Covid-19 puesto que a partir de la revisión de distintos estudios directos se aceleraba el diagnóstico.

Igualmente, se hallaron buenos resultados con los diagnósticos de otras enfermedades como el cáncer.

El servicio de cardiología también se ha visto beneficiado por el uso de la inteligencia artificial, puesto que se incluye en los diagnósticos de enfermedades cardiovasculares de una manera más certera y menos invasiva para el paciente.

Un camino por recorrer

Aunque las primeras pruebas arrojan resultados alentadores es importante seguir confiando en la tecnología y fomentar su uso, tanto en el entorno de los profesionales, como de los pacientes.

Debemos tener presente que esta es una tecnología nueva que requiere de muchas pruebas para que pueda perfeccionarse. Así mismo, es importante una inversión considerable para poner en marcha estos proyectos de uso de IA.

Lea también: Medicina nuclear: Diagnósticos de ciencia ficción al alcance de un click por Francis Lugo