A modo de contexto histórico

Hoy día, todos pertenecemos al menos, a un grupo de WhatsApp. Es un número irreal, que propongo solo por garantizar el hecho de estar incluido, por decisión propia, de gusto o disgusto ,a una de estas comunidades virtuales.

Imagen superior de Tumisu en Pixabay

Sin dudas, estar comunicado es una necesidad del hombre desde el origen de la existencia humana. Es cierto que hubo comunicación con señales de humo y palomas mensajeras; y que se lanzaban cartas al mar en botellas, es muy cierto.

Siempre ha estado vivo el deseo de acortar distancia y tiempo a la hora de estar comunicados, sin importar el fin de la comunicación o el medio

Las distancias se acortaban gracias al correo postal que llegaba en caballos o barcos cuando se trataba de epístolas con destino internacional. Claro que esto podía tomar meses y mientras tanto, algunas cartas se perdían o no llegaban a su destinatario, porque se había mudado el destinatario y aun no había llegado al emisor la carta anunciando el cambio de dirección. O, en el peor de los casos, el destinatario había muerto.

Luego apareció el teléfono, que fue un privilegio de muy pocos; y cuando lo fue de muchos, las cartas escritas a mano desaparecieron para ser suplantadas por la comunicación oral telefónica, dejando la letra escrita para los más conservadores.

En algún momento el fax fue junto al teléfono una manera de conservar la letra escrita con entrega inmediata, fue un éxito total. ¿Y qué decir del correo electrónico y del Messenger? O los mensajes de texto de los celulares… hasta aquí la breve reseña histórica obviando algunos eventos.

El grupo de WhatsApp
El grupo de WhatsApp – Imagen de Alexander Fox | PlaNet Fox en Pixabay

Más recientemente, aparecen las redes sociales como otra forma de mantener contacto con conocidos y desconocidos. Pero hoy hablaremos solo de WhatsApp; y más específicamente, de los grupos de WhatsApp.

El grupo de WhatsApp

Está claro que los grupos de WhatsApp representan grupos sociales, comunidades. Tienen reglas que, en el mejor de los casos, luego de aprender de la experiencia, se hicieron de necesaria creación para mantener en orden la coexistencia de los miembros integrantes de tales grupos. Pero también están los grupos “sin reglas declaradas” o “los que permiten todo”. Las comillas significan un grito desesperado que nadie se atreve a dar para que éstas sean asignadas; pero que se resuelve con el silencio de los miembros cuando no interesa lo que otros escriben. Esto hace que entonces existan, como en cualquier comunidad, pequeñas comunidades que se hablan entre sí de sus intereses comunes o particulares, mientras otros, solo observan.

De sus miembros

Como todos sabemos, el grupo de WhatsApp es una comunidad; y como en toda comunidad, hay de todo tipo de personas. Y en aquellos grupos “sin normas y límites” definidos por objetivos e intereses, los miembros se dividen orgánicamente por tales filtros no declarados.

Hablemos de estos grupos “sin norma” en particular. Estos están integrados por:

  • Los religiosos, quienes mandan el cafecito espiritual o la afinación diaria.
  • Los motivadores, que envían mensajes motivacionales de textos rebuscados e imágenes con efectos especiales pasados de moda.
  • El linker. Éste envía todo tipo de enlace a youtube, instagram, twitter, facebook, linkedin, telegram, tumblr o cuanta red o web posible. Por lo general no tiene una línea de contenido, solo envía lo que es interesante a su juicio.
  • El cadenero o reenviador de cadenas. Éste, por lo general, nada confirma. Poco lee lo que reenvía y se molesta si el confirmador devela las verdades de su envío masivo.
  • El confirmador. Sin duda, un miembro necesario en los grupos. Sin importar que tenga objetivos claros o no, este es el filtro de conciencia del grupo para corroborar el contenido o pedir tal confirmación.
El grupo de WhatsApp
El grupo de WhatsApp – Imagen de Gary Cassel en Pixabay
  • El cuestionador. Éste puede resultar molesto en algunas oportunidades o necesario en otras. También pretende que los miembros del grupo despierten conciencia del alcance e impacto de lo que se dice en el grupo; y al igual que el confirmador, pide evidencias, respeta las opiniones y deja claro siempre que se puede la diferencia entre evidencias y opiniones.

Los periodistas

Muy de moda en estos momentos. Éstos miembros tienen de fuente primaria fotos y videos tomados con sus teléfonos; y pretenden que éstos representen la única verdad de lo reportado, “porque yo estaba ahí”.

  • Los pornográficos. Éstos miembros suelen pertenecer a grupos para tales fines; pero solo por pudor y moral temerosa de ser juzgados por los miembros del grupo abierto; porque, generalmente, casi todos han recibido o enviado alguna vez este contenido, con especial mención los hombres.
  • Los tiempo libre. Éstos miembros escriben, comentan, preguntan, reenvían a toda hora. Sí, a-to-da-ho-ra, y son capaces de molestarse si nadie comenta.

· Los vendedores

Éstos venden o revenden de todo, bien por negocio propio o por “ayudar” a otros a hacer su venta porque en este grupo puede interesar a alguien.

  • Los multigrupo, estos pertenecen a decenas de grupos con miembros comunes y reenvían su contenido a todos los grupos, sin importar que la mayoría está en todos los
  • Los solo reenvío, estos no leen ni revisan los grupos, solo leen lo que les llega y enseguida reenvían masivamente sin importar si ya lo han enviado a algún grupo.

Los políticos

Estos no han estudiado política, pero tienen la solución a la crisis política de su país o del mundo y si alguna vez coincidieron con algún resultado anunciado por ellos, lo usaran como su mejor estrella para mostrar confiabilidad en su palabra y vaticinios, su frase: “yo te lo dije”

  • Los reality show. Estos miembros comparten su vida, sobre todo aquellos eventos que la mayoría entiende como íntimos y familiares. Mientras los demás se dicen a sí mismos: ¿a mí que me importa eso? y estos lectores aun así envían comentarios de respaldo a lo que comparten.

Los abrazadores

Estos responden a la gracia y desgracia de los reality show con frases comunes como: “[email protected] cuenta conmigo para lo que sea”, “salud para tu familiar”, “espero consigas lo que buscas, lo mereces”, “dinos que necesitas”, “consuelo para tu alma y paz eterna para tu familiar que siempre vivirá en tu memoria”.

Lo lamentable de este miembro es que a veces no conoce personalmente a quien le escribe. Peor aún, no va al hospital, al velorio, no da el abrazo en persona, va a la farmacia por sus cosas sin preguntar por los medicamentos de aquel a quien ofreció apoyo

  • El coordinador/informador/actualizador. Este es el miembro que recuerda las fechas de cumpleaños, eventos de posible interés común y el que le dice al abrazador que esta felicitando o dando pésame a alguien que no pertenece al grupo. ¡qué pena!

Los que no escriben

De estos se presume que leen entre letras a ver si consiguen algo que les interese para detenerse y también se presume que leen todo para saber de todos pero mueren callados o, hacen comentarios privados con miembros o no del grupo, el chismoso pues.

  • Los que leen y escriben al privado de algunos para comentar con otros lo que se dijo en el grupo. Sin cometarios, todos lo hemos hecho alguna vez con diferentes fines, entre ellos buscar orden y conciliación.
  • Las que no conocen a los miembros del grupo pero los tratan como si los conocieran.
El grupo de WhatsApp
El grupo de WhatsApp – Imagen de Gracini Studios en Pixabay

Esto da para escribir de cada tipo de miembro, pero las líneas permitidas ya no alcanzan.

En conclusión no importa el medio, haz de tu comunicación una oportunidad para la honestidad y la cercanía real, es falso que somos amigos reales y cercanos de 255 personas, no es necesario fingir ser lo que no somos

Lo mejor es la creación de grupos de WhatsApp con límites de funcionamiento claros por el bien de todos basados en objetivos, recordemos que es al final una comunidad y como tal requiere de normas de convivencia. Haz lo posible por privilegiar los encuentros personales que tienen más contenido libre de emojis.

Recuerda que al menos por ahora, la fecundación no es virtual.

Próximamente ampliaré el tema…

Hasta la próxima entrega y recuerda nuestra cita de todos los lunes a las 9pm en nuestro Instagram Live.

A tu salud…