Todos hemos escuchado el término disfunción sexual para referirse al ámbito masculino pero, existen síntomas del vaginismo que puede afectar profundamente la vida sexual de las féminas.

Los síntomas del vaginismo pueden detectarse antes o después de que la mujer inicia la vida sexual, debido al dolor generado por contracciones involuntarias de los músculos de la pelvis.

En la mayoría de los casos, los síntomas del vaginismo suelen confundirse con otras enfermedades como por ejemplo, dolores menstruales o infecciones urinarias. Es necesario atender a los síntomas específicos para reconocer este síndrome y de esta manera contribuir al desarrollo de una sexualidad feliz.

Consecuencias del vaginismo en la mujer

Foto de Sora Shimazaki en Pexels

Ante este padecimiento existen consecuencias de tipo psicológico y físico que pueden afectar la vida cotidiana de la mujer. Se ha señalado que los síntomas del vaginismo se identifican principalmente por un padecimiento físico pero pueden tener otras consecuencias.

Una vez que la paciente comienza a identificar el dolor en su área íntima la vida en pareja suele ser muy compleja. En la mayoría de los casos se requiere de apoyo psicológico para ambos.

Abusos y vaginismo

Ciertamente, para atender a este padecimiento es fundamental el apoyo a la paciente ya que, aunque es un padecimiento físico puede haberse originado por varias causas. Por ejemplo, por abusos sexuales anteriores, fobia a las relaciones sexuales u otras circunstancias violentas.

De modo que las cusas del vaginismo pueden ser multifactorial y requerir más de un especialista para avanzar ene las terapias, en la cura de la mujer aquejada.

Lea también: Quistes de ovarios

¿Los síntomas del vaginismo tienen cura?

Aunque no es un tema tratado cotidianamente, se han hecho muchas investigaciones al respecto, tanto en el campo de la medicina, como en la psicología.

La tendencia para contrarrestar los síntomas del vaginismo consisten en:

Dilatación de la zona genital

Existen varias herramientas que permiten dilatar la vagina de una forma no dolorosa. El médico de cabecera sabrá recomendar el mejor dilatador que se adapte a la anatomía del paciente. Tiene la ventaja de crear una familiarización paulatina y lúdica con la penetración; de modo que la paciente vaya teniendo una mayor predisposición a iniciar su vida sexual de forma saludable y sin miedos.

Tratar de conocerse a sí mismo

Ya es más aceptado que, entablar un diálogo con nuestro propio yo, nos permitirá saber cómo nos sentimos y desarrollar una mejor gestión de nuestras emociones. En las pacientes con esta patología es fundamental desarrollar la inteligencia emocional.

Hidratarse

Las bondades de beber agua y de bebidas hidrantes son maravillosas por lo que aporta a nuestro organismo. Una hidratación adecuada en el vaginismo es aconsejable, porque ayuda a tener una mejor respuesta en lubricidad genital.

Ejercicios pélvicos

Son parte del tratamiento del vaginismo aquellas prácticas que ayudan a tener más dominio sobre los músculos pélvicos, mediante la contracción y la distensión de los músculos.

Todas estas técnicas son formas de curar el vaginismo y entran una metodología fisioterapéutica que están orientada, básicamente a descontracturar la cavidad y músculos vaginales.

Consecuencias del vaginismo

Consecuencias del vaginismo

Las consecuencias negativas de las contracciones involuntarias a causa de esta enfermedad son varias, porque impactan en dos niveles a la persona. En un nivel físico porque porque contracción vaginal va a obstaculizar que la paciente pueda desarrollar una vida sexual sana e incluso que el uso de tapones menstruales sean vetados mientras cursa la patología.

El otro nivel de afectación de la enfermedad es el psicológico, porque los sentimientos de culpa, de frustración , de rabia incluso, pueden florecer, minando la estabilidad emocional de la paciente e impidiendo así que las posibilidades de cura al corto o mediano plazo se esfumen. Por esto las mujeres aquejadas deben ser acompañadas y apoyadas emocionalmente con más frecuencia mientras dure la patología.

¿De qué depende la cura de la contracción involuntaria vaginal?

Los especialistas advierten, sin embargo que, el punto de partida para curar el vaginismo es detectar la causa del padecimiento. Pues, en la mayoría de los casos se debe a algún episodio relacionado con la vida sexual de la paciente. O sea que, podría tener su origen en una experiencia personal traumática de la persona. Por lo que requerirá atención interdisciplinaria, es decir, de varios médicos expertos.

Fuente: Saber Vivir TV