¿Habías escuchado alguna vez el término midriasis? Probablemente no utilices esta palabra pero, la verdad, es que experimentas este fenómeno diariamente. La midriasis implica la expansión de la pupila para aumentar la agudeza visual.

Tal como una respuesta a los estímulos, la pupila se dilata con diversas situaciones de la vida cotidiana, desde una disminución de la luz que requiere que el ojo se adapte, hasta para expresar la atracción por una persona.

La midriasis o dilatación de la pupila es una manera natural del ojo de reacciona ante estímulos luminosos, de la misma manera en que ocurre con los animales cuando transitan por la oscuridad, el ojo del hombre se adapta según el entorno.

Por otra parte, la midriasis puede ser una respuesta a lesiones, enfermedades o el consumo de ciertos medicamentos. Lo que quiere decir que no todo el tiempo estará relacionado con la luz.

¿Cómo ocurre?

Para que se produzca la dilatación de la pupila o la midriasis deben intervenir dos grupos de músculos que controlan el tamaño de la pupila. Tanto el esfínter circunferencial, como el músculo dilatador del iris.

Ocurre de manera involuntaria y aunque en algunos casos puede considerarse como un proceso natural, en otros podría estar asociado a algún padecimiento. Por lo que será necesario consultar con un especialista.

Síntomas de la midriasis

Aunque requieras de un espejo para identificar la dilatación de la pupila, hay otros síntomas de los que se acompaña este padecimiento, como por ejemplo, percepción de imágenes distorsionadas, alteraciones, sensitivas, parestesias u hormigueos en el rostro.

Patologías relacionadas con la midriasis

En algunos casos se puede identificar que la midriasis ocurre más allá de una respuesta natural porque se da en un solo ojo. Si notas que la pupila se dilata en un solo ojo de manera prolongada es tiempo de que acudas a un especialista, podría ser un síntoma de alguna de estas enfermedades:

Migraña: el sistema simpático y el parasimpático pueden expresar midriasis unilateral y ser una señal de alarma para acudir al médico.

Enfermedades neurológicas: patologías de tipo neurológico y de tipo visual como el glaucoma

Síndrome de Claude-Bernard-Horner: origina episodios de dolor paralizante en la mitad del rostro, por ende se dilata una sola de las pupilas.

Lesión del trigémino: esta relacionado con los nervios que se hallan ubicados en el rostro.

Foto cortesía de StockSnap en Pixabay

Causas de la midriasis

Pudiera creerse que, dado que es una dilatación involuntaria de la pupila, no hay muchas causas identificadas. Sin embargo, puede presentarse sorpresivamente después de una intervención quirúrgica localizada al nivel del nervio óptico.

También, es muy frecuente que ocurra después de tratamientos odontológicos, en este caso pudiera verse afectado solo un ojo.

Los altos niveles de oxitocina, así como también el consumo de belladona o la hierba de Jimson.

Recomendaciones

Recuerda que ante la dilatación de la pupila debes evitar exponerte a rayos solares y evita conducir durante las noches. La midriasis puede afectar la visibilidad nocturna.

Lea también: ¿Es cierto que las vacunas covid provocan trastornos neurológicos? por Francis Lugo