Dejar de fumar es una ardua batalla por la que atraviesan millones de personas a nivel planetario. Una batalla difícil precisamente por el reforzamiento que hace la publicidad vendiendo dicho hábito como algo «cool», socialmente aceptable. Sin embargo el tabaquismo es la muerte lenta del fumador.

El Dr. Asdrubal Alfonzo, Cardiólogo Intervencionista, opina que abandonar el cigarrillo no es sencillo, pero existen una serie de pasos, fases o maneras para ir erradicando este gusto por el tabaquismo.

Dejar de fumar: ¿cómo lograrlo?

Tabaco

El también especialista en cateterismo y enfermedades cardíacas y vasculares, Dr. Alfonzo, explica que la mayoría de la personas y/o pacientes que acuden a consulta médica con cardiólogos; por ejemplo pacientes con arritmias, problemas cardiovasculares, hipertensión… tienen el hábito de fumar. El tabaquismo es el lugar común de los pacientes con diferentes patologías que van al cardiólogo, concluye.

Lea también: La actividad física en lugares contaminados: riesgos y consecuencias

El hábito de fumar está muy relacionado con las enfermedades cardiovasculares, explica el Dr. Alfonzo, «el humo del cigarrillo tiene millones de sustancias tóxicas». Sustancias que, van a repercutir de manera negativa en el sistema circulatorio de quien fuma.

En el caso de los derivados del cigarrillo o del humo del cigarrillo, estos van a producir males en el corazón de los fumadores; sin embargo la creencia es a que las alternativas al cigarrillo son más saludables o impactan menos en la salud. No obstante es que los problemas de presión alta, estrechez de las arterias e incluso la trombosis se pueden generar del humo del cigarrillo.

Enfermedades asociadas al tabaquismo

Advierte el Dr. Alfonzo, que muchos de los pacientes que tienen el hábito de fumar, desarrollan enfermedades relacionada al tabaco. Aquí se puede nombrar el cáncer, pero igualmente los problemas gastroinstestinales; y «casi la gran mayoría produce problemas cardiovasculares».

Al dejar de fumar se evita el trastorno adictivo crónico

Expone el Dr. Alfonzo que la nicotina es muy adictiva, de allí el enganche del paciente. Pero también el desarrollo del trastorno adictivo de tipo crónico, que es la dependencia a la nicotina. Ya que «la nicotina produce una falsa sensación de placer en el cerebro» del fumador.

La búsqueda de esta sensación va en declive cuando se requieren más cigarrillo, lo que obliga a la persona que quiere dejar de fumar a, por el contrario, fumar más. Produciendo daños importantes en el sistema circulatorio.

Etapas del fumador

La primera etapa del fumador es de precontemplación, donde hay euforia y placer; donde se genera la dependencia. Luego se pasa a una etapa de contemplación, donde el que quiere dejar de fumar reconoce los efectos negativos que está dejando el cigarrillo en él; desde una piel más envejecida hasta señales del síndrome de incontinencia.

Posteriormente, aparece la etapa de preparación donde se reconoce la necesidad de dejar el tabaquismo, dando paso a la última etapa, que es la de la acción, en el que la persona acomete acciones para dejar el tabaquismo; por ejemplo, busca ayuda, informarse, entre otros.

¿Qué hacer para dejar de fumar? Para esto aconseja el Dr que quien esté en la etapa de precontemplación busquen información sobre el daño del tabaquismo, la nicotina y el cigarrillo en la salud, para que en la siguiente etapa dominen, erradiquen y no se dejen dominar por este peligroso hábito.

Fuente: @Atusalud