La neurocosmética abarca aquellos cosméticos (tambien llamados neurocosméticos) que son productos tópicos bioactivos no tóxicos que tienen componentes especiales diseñados para funcionar en conjunto con el sistema neurológico.

El término no es nuevo. Inicio cerca de 2007; estas relaciones mediador-receptoras entre la piel y el sistema nervioso han llevado a un nuevo enfoque cuando se habla sobre la salud de la piel y el envejecimiento.

El base detrás de la neurocosmética se deriva de una mezcla del enfoque NICE (sistemas nervioso, inmunológico, cutáneo y endocrino) y la MTC (medicina tradicional china).

Los elementos activos en neurocosmética son únicos; ya que se dirigen a las terminaciones nerviosas de la piel que son sensibles al frío, calor, dolor, presión y el prurito (picazón severa).

Diseñados para alargar la vida celular y regular la inflamación; los neurocosméticos avanzados y productos semejantes son útiles para los clientes que son intolerantes a ciertos productos químicos y con piel sensible.

Neurocosmética 2
Foto referencial

Foto por pixabay

Ingredientes neuroactivos para la neurocosmética

Varios apostadores de la industria cosmética y del cuidado personal están embarcando un viaje de investigación en el campo de la neurociencia.

  • En 2018, el equipo científico de Shiseido desarrollo una gama de cremas hidratantes. Con una textura creativa basada en microesferas y un extracto de ashitaba (planta japonesa); la tecnología ReNeura optimiza la transmisión de las señales nerviosas de la piel y bloquea los efectos que ralentizan su adecuado desarrollo y funcionamiento.
  • A inicios de 2019, Givaudan saco al mercado Sensityl, un nuevo componente activo cosmético resultante del trabajo biotecnológico sobre microalgas. Este activo muestra un intenso efecto positivo en el estado de ánimo y en el estado general de la piel, al actuar sobre el microbioma y sobre las vías inflamatorias cutáneas.
  • El compuesto ExpoZen, ofrecido por Greentech, es un fitobioactivo que protege la piel contra ataques que involucren disfunción neurosensorial. El componente activo SensAmone P5 de Mibelle Biochemistry, inspirado en el trabajo sobre las características del veneno de anémona de océano; alivia las molestias en la piel sensible y reactiva. ExpoZen y SensAmone P5 derivan sus características calmantes y protectoras de las actividades con acción directa sobre los receptores de la sustancia P y TRPV-1.
  • El componente Neuroguard de CODIF tiene una acción defensora sobre los nervios de la piel, manteniendo una buena comunicación neurona-fibroblasto para luchar contra el envejecimiento y las arrugas. Inclusive se desarrollan tratamientos cutáneos con acción universal, combinando activos con efectos neurocosméticos y protectores de los genes.

Lea también: Trucos de belleza según TikTok: ¿Beneficiosos o dañinos?

Abanico infinito de oportunidades para la neurocosmética

La fisiología nerviosa de la piel todavía está lejos de haber revelado todos sus secretos. La piel contendría nada menos que 800.000 neuronas, 11 metros de nervios y cerca de 200 receptores sensoriales por cm2. El potencial de la piel para aplicaciones en neurociencia, y en neurocosmética, abre un extenso campo de probables aplicaciones.

El avance científico en neurociencia posibilita entender mejor los vínculos entre el sistema nervioso, el cerebro y la salud de la piel. Dichos componentes activos, que se comunican con el cerebro, son fascinantes investigaciones y desarrollo en la industria cosmética, que, más allá del cuidado de la piel, buscan conceptualizar mejor su papel sinérgico con los tratamientos médicos convencionales.

Fuente: okdiario

Imagen destacada por: elfarmaceutico