Además de ser una reacción a la escasa luz, las pupilas dilatadas, además conocidas como midriasis, tienen la posibilidad de ser el resultado de tomar varias drogas y medicamentos recreativos, así como de un trauma y varias afecciones cerebrales graves.

Las pupilas son círculos negros localizados en el centro del iris (la parte coloreada del ojo) que permiten que la luz entre en el ojo. Permanecen cambiando una y otra vez de tamaño. Una vez que una pupila se agranda, se plantea que está dilatada. Esto pasa en condiciones en las que hay escasa luz, para permitir que entre más luz al ojo.

Sin embargo, las pupilas se contraen (o se hacen más pequeñas) en condiciones donde hay niveles elevados de luz, como una forma de reducir la proporción de luz que entra al ojo.

Además de reaccionar a la luz, las pupilas tienen la posibilidad de dilatarse a partir del uso de ciertos medicamentos y drogas recreativas, aun así, las pupilas acostumbran a volver a su tamaño normal cuando desaparece el impacto de la droga.

No obstante, además hay situaciones en las que una o las dos pupilas se dilatan por motivos anómalos y tienen la posibilidad de ser un símbolo de una patología grave que perjudica al cerebro.

pupilas 2
Foto referencial

Imagen cortesía de: wirestock – www.freepik.com

Causas

Además de ser una reacción común a la escasa luz, las pupilas tienen la posibilidad de dilatarse por una secuencia de causas extras

1.- Medicamentos o uso de drogas:

Los expertos en salud tienen la posibilidad de establecer en qué momento ciertos medicamentos hacen que las pupilas de una persona se dilaten, pues sus pupilas no responden comúnmente a los estímulos involucrados con la luz, es decir, no se contraen una vez que el ojo está expuesto a una enorme proporción de luz.

Las pupilas dilatadas causadas por medicamentos o la utilización de drogas acostumbran ir acompañadas de las siguientes afecciones:

  • Estado de la mente alterado
  • Piel seca
  • Fiebre
  • Enrojecimiento
  • Mioclonías (sacudidas o contracciones musculares repentinas e involuntarias)
  • Convulsiones
  • Retención urinaria

En situaciones que implican intoxicación por anticolinérgicos, se tiene la posibilidad de integrar:

  • Visión borrosa
  • Palpitaciones del corazón
  • Dificultad para respirar
  • Estreñimiento
  • Retención urinaria
  • Temblor
  • Dificultad de memoria
  • Alucinaciones visuales

2.- Examen de la vista:

A lo largo de un examen ocular completo, es factible que el optometrista u oculista coloque gotas en los ojos del paciente que ocasionen la dilatación de las pupilas.

3.- Lesiones:

Los traumatismos en los ojos o el cerebro tienen la posibilidad de provocar pupilas dilatadas. Generalmente, es un traumatismo cerrado y contundente el que daña el músculo esfínter del iris, que es responsable de la constricción de la pupila, o una de las vías del cerebro que la controla. Además, puede provocar sangrado dentro del cráneo, lo cual conlleva a que las pupilas se dilaten.

A parte del trauma, las heridas oculares tienen la posibilidad de ocurrir por el resultado de una cirugía intraocular, como la extirpación de cataratas, trasplante de córnea o procedimientos de retina.

Lea también: Diabetes asociada al Síndrome de Ovarios Poliquísticos

4.- Condiciones médicas:

Además de las drogas y las heridas, las pupilas dilatadas (en uno o ambos ojos) tienen la posibilidad de ser el resultado de un puñado de afecciones médicas, que integran:

  • Aneurisma en el cerebro
  • Tumor o absceso cerebral
  • Exceso de presión en un ojo provocado por glaucoma
  • Inflamación del cerebro
  • Hemorragia intracraneal
  • Accidente cerebrovascular agudo
  • Tumor intracraneal
  • Aumento de la presión intracraneal
  • Infección de las membranas en torno al cerebro (meningitis o encefalitis)
  • Migraña
  • Tumor, masa o ganglio linfático en la parte preeminente del tórax o ganglio linfático
  • Síndrome de horner
  • Parálisis diabética del nervio motor ocular común

Otras razones

Para finalizar, hay razones extras que hacen que nuestras pupilas se dilaten. Investigaciones actuales han indicado que los niveles altos de oxitocina, la hormona del «amor» o del «vinculo», tienen la posibilidad de generar pupilas dilatadas en situaciones que implican atracción, estado de ánimo o una respuesta emocional a alguien o algo.

Además, hay prueba de que las pupilas de una persona tienen la posibilidad de dilatarse en situaciones en las que se concentra mucho en algo, incluida la toma de una elección.

Fuente: webconsultas

Imagen destacada por: Wojtek Pacześ en Pexels