Perder un empleo, una relación, un ser querido, incluso un país para mudarse a otro, genera muchas emociones. Estos sentimientos son incómodos y en general no sabemos qué hacer para superar una pérdida. En este artículo te ofrezco mis sugerencias.

¿Qué hacer para superar una pérdida? – Imagen superior de bruce lam en Pixabay

1. Vive el duelo

Imagen de Enrique Meseguer en Pixabay

Cualquier pérdida viene acompañada del dolor por aquello que se ha ido y otras emociones como rabia o frustración. Si pretendes poner a un lado tus emociones, no harás el cierre que necesitas. Así una parte de ti se quedará en esta experiencia, disminuyendo tu fuerza y tu presencia. Se fiel a ti, viviendo el presente en cada momento. Cuando requieras llorar o estar en silencio, date el permiso de hacerlo.

El duelo es un proceso, no un decreto y nadie puede decir cuánto tiempo es el que necesitas para completarlo. ¡Sé paciente y compasivo(a) contigo!

2. Aférrate a tus valores y lo que sí funciona de tu vida

Imagen de Adina Voicu en Pixabay

Si bien puede haber un área de tu vida que se está tambaleando, seguro que hay otra que funciona. Para superar una pérdida puedes apoyarte en esa. Recurre a tus valores, a lo que es importante para ti. Por ejemplo, ¿tu familia es valiosa? Entonces comparte más tiempo con ellos, sé honesto explicándoles lo que vas sintiendo. Cualquier nuevo plan que comiences para superar una pérdida, hazlo sobre esta base de lo que valoras de ti y tu vida.

3. Sé optimista y ten esperanza

Imagen de Abbat en Pixabay

Si miras tu pasado, te darás cuenta que -en momentos donde has perdido algo- has recibido posteriormente algo mucho más grande. Los obstáculos y desafíos siempre tienen grandes recompensas. Estas son aprendizajes de vida maravillosos y te hacen mejor persona. Mira tu vida con esperanza, sabiendo que el futuro, aún con todo y la pérdida, será mejor para ti.

4. Aférrate a la fe

Qué hacer para superar una pérdida
Imagen de Thiago Alves en Pixabay

En momentos de pérdida y confusión es cuando más necesitas sentir que algo más grande que tu, te sostiene, te guía y te llevará por buen camino aún cuando no tengas claro el destino final. Hay una hermosa frase que me ha apoyado cuando he experimentado situaciones como estas y es que Dios sólo nos quita algo de las manos porque tiene dispuesto algo mucho mejor para poner en ellas.

Claro, cuando se trata de la partida de un ser querido, es muy difícil considerar esto. Tal vez no sea alguien mejor con lo que Dios reemplazará tu pérdida, pero seguro habrá una gran recompensa. Para mi la fe es el mayor sostén para superar una pérdida. Claro si no se tiene fe, es difícil crearla de la nada, pero si recurres a prácticas como la oración y el silencio, puedes allí encontrar el alivio que requiere tu corazón para sobreponerte a tu tristeza.

5. Visualízate en un nuevo momento de tu vida, habiendo superado la situación

Qué hacer para superar una pérdida
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Pon tu atención varias veces del día para usar el poder creador del pensamiento en esa área de tu vida donde has experimentado la pérdida. Define tan claro como te sea posible cómo quisieras vivir esa etapa. Por ejemplo, si es laboral imagínate en el trabajo más maravilloso que puedas pensar. Agrega detalles a tu visualización, como recibiendo un pago acorde, disfrutando de un buen ambiente de trabajo, sintiéndote confiada(o) de la relación con tu jefe. Mientras visualizas, es importante que agregues la emoción como si estuvieras viviendo ese momento que anhelas ahora mismo. Entonces siente la alegría o satisfacción mientras haces ese ejercicio imaginario. Si la pérdida ha sido de un ser querido, imagínate sintiendo su presencia en tu vida, acompañándote como un ángel que va contigo, donde quiera que estés.

Ahora hago una oración por ti y te invito a que te unas a mi, agradeciendo guía divina para que la persona que resulte de este desafío que te ha tocado vivir, sea mejor que la que inició el proceso. Sé por experiencia propia que es posible. Además cuando la superes, si cuando miras atrás te sientes orgulloso(a) del resultado en ti, entonces este desafío que tú y Dios acordaron habrá cumplido su cometido.

Recuerda, bien sea que lo sientas o no, Dios siempre está contigo y te acompaña en este momento. También ten presente, que como cualquier otra situación en la vida, esta también pasará. Confía en ti, en Dios y en la vida misma. ¡Dios te bendice!

Para otros temas y artículos de la autora también puedes visitar www.carlaacebeydesanchez.com

A tu salud…