Todos hemos acudido alguna vez a realizarnos un estudio con equipos de rayos x, por esto es importante conocer cómo manejar la protección radiológica adecuada, tanto para pacientes, como para trabajadores de la salud.

Ya sea por un caso de odontología, o por un caso complejo de paciente oncológica, la práctica y exposición a rayos x requiere de medidas que prevenga la exposición a la radiación.

Como señala el físico-médico, profesor de la UCV, Omar Arias, todos como pacientes debemos estar al tanto de que los equipos radiológicos estén operando en óptimas condiciones pero ¿Cómo saberlo?

Aclara Arias que no es necesario que los operadores de salud nos entreguen cuadros con cifras y valores técnicos, por esta razón se esta realizando una certificación en Venezuela que genere confiabilidad en los pacientes.

Lea también: Dile dios a las pruebas cutáneas para detectar alergias

Nueva certificación para operadores

Foto de MART PRODUCTION en Pexels

La certificación en uso de equipos radiológicos es un camino certero. El doctor Omar describe esta certificación otorgada a los centros de salud que realizan pruebas con rayos x.

Como en todos los países la autoridad reguladora nacional certifica a cada centro. Sin embargo, actualmente, un equipo de expertos (científicos y académicos) ha considerado necesaria la elaboración de un certificado para instituciones de salud.

¿Cuáles son los riesgos de los equipos radiológicos?

» Cuando escuchamos hablar de radiación creemos que es peligroso» señala el físico y ciertamente puede llegar a ser riesgoso pero en el uso excesivo.

En el caso de la mamografía, por ejemplo, uno de los exámenes más comunes en la población, los riesgos de que la máquina no esté calibrada pudieran dar un resultado erróneo.

Recomendaciones al momento de examinarnos con un equipo radiológico

Es recomendable acudir al uso de los equipos radiológicos solo cuando exista una «sospecha diagnóstica» del especialista y no del paciente.

Como señala Arias, en algunos casos los pacientes acuden indiscriminadamente, sin evaluación de un especialista a un centro médico.