Las vacunas contra el VPH resguardan contra un virus de transmisión sexual bastante común denominado VPH o virus del papiloma humano. El VPH infecta por lo menos al 50% de los individuos sexualmente activos alguna vez en sus vidas.

El cuerpo humano comúnmente degrada el virus por sí solo. Pero en el caso de que el virus persista, puede ocasionar verrugas genitales y cánceres de cuello uterino, anal y de garganta.

Como cada una de las vacunas que existen en el mundo, las vacunas contra el VPH no son infalibles. No resguardan contra todos los más de 100 tipos de VPH. Sin embargo, tienen un elevado porcentaje de efectividad para prevenir patologías causadas por cepas de VPH de alto peligro, que juntas representan el 90% de todos los cánceres de cuello uterino.

vacunas 2
Foto referencial

Imagen cortesía de: prostooleh – www.freepik.com

Efectos secundarios de la vacuna contra el VPH

No se han reportado efectos colaterales graves de la vacuna contra el VPH, sin embargo, ha habido desmayos luego de la inyección en ciertos jóvenes y adultos.

Algunos efectos colaterales leves pueden ser:

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón donde la aguja entró en su piel.
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Náuseas y vómitos
  • Debilidad y fatiga
  • Dolor muscular o articular

Como cualquier vacuna, la vacuna contra el VPH tiene el peligro de padecer una actitud alérgica grave. Es raro, pero puede presentarse hinchazón de la cara y la garganta, también complejidad para respirar o urticaria luego de la vacuna.

¿Quién debe vacunarse?

La vacuna funciona mejor una vez que se administra a una edad temprana, antes de que se inicie la actividad sexual y antes de la exposición al VPH.

Se recomienda:

  • Niñas y Niños de 11 a 12 años. Tienen que recibir 2 dosis con una diferencia de 6 a 12 meses. La serie se puede empezar a partir de los 9 años.
  • Jóvenes más grandes y adultos adolescentes de hasta 26 años que todavía no están vacunados. Luego de los 15 años, son correctas 3 dosis.
  • Hombres y mujeres adultos de 27 a 45 años que todavía no tienen la vacuna y que poseen un peligro específico según lo determine su doctor.

La actividad inmunitaria del cuerpo humano no es tan intensa si obtiene la vacuna una vez que ya se es un joven más grande o persona madura.

Cuando sea sexualmente activo, es viable que ya se encuentre expuesto. Sin embargo, la vacuna todavía puede protegerlo de las cepas del VPH con las que no ha entrado en contacto.

Lea también: Ketoprofeno en gel para aliviar los dolores

¿Quiénes no deben vacunarse?

Si presenta embarazo, se recomienda esperar para recibir la vacuna contra el VPH, aunque no hay indicio alguno de que cause algún daño al feto. Tampoco debe vacunarse si ha tenido un efecto secundario a una vacuna anterior contra el VPH, o si es alérgico a la levadura. Debería posponer la inyección si está moderada o gravemente enfermo.

Seguridad de la vacuna

Decenas de estudios en los que participaron miles de individuos a nivel mundial han encontrado que las vacunas contra el VPH son seguras. Los programas gubernamentales en curso rastrean los inconvenientes con las vacunas y, hasta ahora, han detectado muy pocos inconvenientes graves con las vacunas contra el VPH.

Fuente: bbc

Imagen destacada por: freepik – www.freepik.com