Los pacientes con diabetes en Venezuela deben conocer a Martha Palma Troconis, quien es fundadora y Coordinadora de la asociación civil Guerreros azules. Esta es una fundación que se ocupa de atender, guiar y orientar a las familias con pacientes diabéticos y/o personas insulinodependientes en el país.

Ser paciente con diabete en Venezuela es tener en sed en medio del desierto, debido a la escasez de las herramientas para contralar los niveles de azúcar; algo que cuesta sobremanera, de manera especial a las clases sociales más vulneradas económicamente, que no cuentan con recursos para adquirir las cintas reactivas vendidas en el mercado negro.

Situación de los pacientes con diabetes

diabetes
Foto referencial

Explica Palma Troconis que el gobierno tiene un convenio de cooperación de cooperación con el gobierno cubano; «ese convenio permite que más de 30 mil pacientes tengan el glucómetro y las cintas reactivas». Añade que desde que existen los ambulatorios en el país, así como los hospitales, los pacientes diabéticos reciben estas herramientas del control del azúcar.

No obstante, precisa la fundadora de Guerreros azules que la mayor parte del tiempo las personas diabéticas que reciben cintas y glucómetros por el mencionado convenio, «se quejan porque las cintas están vencidas»; agrega Troconis que, duda de la confiabilidad de glucómetro para medir el azúcar.

«Las cintas reactivas están vencidas desde el año 2018, 2019, 2020»

Escasez preocupante de cintas reactivas

Las cintas reactivas que sirven para recoger la muestra de sangre de pacientes diabéticos han desaparecido de los centros ambulatorio, de los hospitales, de los CDI y de cualquier otro centro de sanidad pública, obligando a las personas diabéticas a buscar en el mercado de negro de medicinas estos implementos.

Lea también: Diabetes tipo II ¿un efecto secundario del Covid?

En el interior del país estas cintas las están vendiendo, asegura Troconis «en Valencia la venden en $4, en Maracay en $5, en Caracas en $20; una cajita con 50 cintas reactivas, que deben ser gratuitas»; puntualiza que en el país, la mayoría de las personas no pueden comprar en el mercado negro cintas reactivas, por falta de recursos económicos.

Pacientes con diabetes se inyectan insulina sin control alguno

Expone Troconis que ante la escasez de cintas reactivas para controlar el nivel del azúcar de pacientes diabéticos, las personas insulinodependiente han recurrido a inyectarse insulina sin siquiera saber los niveles de glicemia que tienen.

«Estos pacientes están inyectándose a ciegas»

Los riesgos a los que se están exponiendo las personas con diabetes en el país es a que sufran una hipoglicemia, o se aun abaja de azúcar, «que en el peor de los casos puede ser severa, y los niños, incluso los adultos, pueden llegar a convulsionar; o una híperglicemia, es decir, un subida de azúcar, que sostenido en el tiempo puede llevar al paciente a una terapia intensiva.»

Fuente: @Atusalud