Lucir un cuerpo tallado, esculpido por los dioses es un sueño que desvela a más de uno, pero lo mejor es que, esto no es imposible. El límite siempre lo pondrás tú, pues la dieta para definir músculos que estás a punto de leer aquí, te ofrece una solución para que consigas ese cuerpo modelado y escultural que buscas. Veamos.

¿Qué es la dieta de definición?

El siglo xxi es el siglo del culto al cuerpo. Las personas quieren verse bien, lucir cuerpos tonificados, mejorar su imagen personal, y la dieta de definición brinda todas las herramientas para conseguir esos objetivos, que te harán verte fabuloso y sentirte bien con tu propia imagen, cada vez que te mires en espejo.

Dieta de definición
Foto de Ella Olsson en Pexels

Definir , tonificar, rayar el cuerpo, esto es, inscribir en la propia anatomía rayas y líneas definidas, que esculpan la figura, es el objetivo principal y fundamental de la dieta de definición. Pero tener esa figura ideal de un guerrero espartano no es algo que se consigue haciendo ejercicios sin método, sin disciplina, al contrario.

Entonces, para lucir un cuerpo definido y rayado, hay que someterse a una disciplina que exige la puesta en práctica de una metodología efectiva que redundará en el mediano plazo en los resultados anhelados: el cuerpo escultural, definido. Para esto, la dieta de definición se divide en fases, cada una con sus características y peculiaridades. Veamos de qué se trata cada una.

La también: 3 trucos para tener glúteos de latina

3 fases de la dieta de definición

La dieta de tonificación de músculos es muy versátil, ya que puedes hacer, según tus avances, intérvalos de 1 mes, e incluso más, todo depende, como se ha dicho, de qué tanto hayas evolucionado con los ejercicios.

Fase I

En esta fase o etapa se trata de diagnosticar el nivel de grasa corporal de más que será necesario reducir. Es decir, se trata aquí de quemar grasas excedentes. Para esto será necesario que consigas, con una buena dieta y ejercicios específicos, hacer que esa grasa corporal se transforme en energía. Que una vez consumidas agregan el primer peldaño para la tonificación muscular.

Como lo que se quiere es reducir la grasa corporal, la dieta debe ir orientada a este objetivo. Una dieta que sería balanceada, buscando minimizar al 15% la ingesta calórica. Dicho esto, los rubros alimenticios para el menú de esta dieta sería:

  • Desayuno: Elegir alimentos ricos en fibra, por ejemplos, la avena; acompañado de café y una porción de fruta.
  • Tentempié o colación: Pan con filete de pescado fresco, también puede optar por el atún, el pan integral, los afrechos y frutos secos.
  • Almuerzo: Comidas a la plancha de carne blanca, preferiblemente pollo; las ensaladas son también una buena opción.
  • Tentempié después de almuerzo: La fruta es la reina entre comidas.
  • Cena: Pollo a la plancha, acompañado de papas.

Fase II

En esta fase ya habrás notado un cambio significativo de tu masa corporal; ya que la quema de grasas tuvo que haber sido importante. No obstante, falta camino a desandar para tener un cuerpo tonificado. Digamos que en esta fase estás a medio camino. Así que debes imprimir más voluntad.

Los ejercicios anaeróbicos deben incrementarse, así es que hacer cardio será fundamental e irás, ya, a empezar a definir tu cuerpo. Pero no debes olvidarte de la dieta, que debe ser moderada y razonable en el consumo de proteínas, para darle al músculo lo necesario para hacer una atrofia perfecta. El menú en esta etapa es el siguiente:

  • Desayuno: Aquí ya entra, ahora sí, las primeras dosis de proteínas con el huevo, acompañado de café o leche.
  • Entre comidas (antes del almuerzo): La avena sigue siendo buena opción, al igual que las frutas o el yogurt.
  • Almuerzo: La carne de cerdo es ideal; así como el pollo, acompañado de verduras.
  • Cena: Pollo a la plancha, o bistec a la plancha.

Última fase de la dieta de definición

En esta fase III ya verás cambios verdaderamente importante en tu cuerpo, lucirás un cuerpo más esbelto y definido, con una atrofia muscular localizada, sin fisuras. Pero aun así, debes continuar con la dieta, prestar atención a tu alimentación. Es por ello que concentres la alimentación en un ingestas calóricas dosificadas. Pues, ya no se trata de consumir proteínas para ganar músculo. El menú en esta fase III es el siguiente:

  • Desayuno: café o leche con tostadas de pan integral y algún jamón.
  • entre comidas en la mañana: yogur natural con avena o fruta.
  • Almuerzo: verduras sancochadas o reboltillos de huevo.
  • Entre comida (tarde): la fruta sigue siendo opción al igual que los frutos secos.
  • Cena: Puede ser alguna carne a la plancha, en el mejor de los casos, blanca. Se debería comer con ensaladas.

Fuente: mejorconsalud