Según estándares, el etiquetado gluten-free aplica para la avena y maíz, sin embargo ¿realmente es así?
Ciertos estudios señalan que la normativa plantea que está bien mencionar que es gluten-free pero para el intestino no lo es.

Esto significa que no posee gliadina que es la prolamina del trigo y la prolamina es una sección del gluten, que es la que crea realmente la inflamación. La mayoria de los cereales son de avena y maíz, contienen gluten y cada cereal tiene una prolamina, en el trigo se denomina gliadina; en el maíz se denomina zeína, en el arroz se denomina orzeina.

avena y maíz 2
Foto referencial

Foto cortesía de: rawpixel.com – www.freepik.es

¿Gluten-free también lo son el maíz y el arroz?

El trigo es el cereal donde hay un porcentaje más alto de gluten, ya que tiene 69%, mientras que el maíz tiene 55%.

Esta prolamina es la que inflama una vez que se está realizando una dieta gluten-free, por esa razón se debe prevenir las enfermedades del intestino.

Y aprender a diferenciar qué es la prolamina que viene del trigo, así como la que viene del maíz y que ocurre una vez que el organismo está haciendo un trabajo de manera hiperactiva.

Ellas son familias del trigo y maíz, o sea, su composición es parecida y en ocasiones se hace cuesta arriba detectar la diferencia de uno y de otro.

Lea también: Nutrición en pacientes con VIH/SIDA

Errores comunes

Uno de los más grandes errores que cometen los pacientes que realizan dieta gluten-free y es la razón por el que no mejoran, es que dejan de ingerir trigo, centeno y cebada.

Por ser una dieta gluten-free clásica, comienzan a ingerir productos que sean gluten-free, sin embargo todos siguen siendo cereales. Todos poseen su propio tipo de prolamina y por ende no ven mayor mejoría, hasta que en algun momento cambien de hábitos.

Esto mismo aplica para la avena, la avena tiene su propio gluten que se denomina avenina y tiene su propio tipo de prolamina.

Una vez que en el etiquetado dice gluten-free, lo que está mencionando es que el problema es el trigo, pues es la más estudiado, el más inflamatorio. Se relaciona con la patología celíaca, intestino permeable y condiciones como el espectro autista.

Imagen destacada por: jcomp – www.freepik.es