El dolor lumbar es bastante frecuente y se caracteriza por un dolor en la parte inferior de la espalda. Este trastorno muscoloesquelético se puede prevenir; por ejemplo, con los ejercicios de pilates que proporcionan rutinas que ayudan a mejorar la musculatura de la espalda.

Las terapias físicas contempladas en las disciplinas fisioterapéuticas sugieren diferentes clasificaciones para los tipos de dolor lumbar. El dolor radicular es una; la patología espinal específica es otra y el dolor lumbar inespecífico. La patología con más incidencia en la población es el caso del dolor lumbar inespecífico crónico.

Pilates para aliviar el dolor lumbar

mindfulness y el dolor crónico

El método pilates ha sido un recurso usado por fisioterapeutas para contrarrestar los síntomas de la lumbalgia; más en aquellos pacientes que sufren dolores agudos.

Lea también: Ejercicios para aliviar el dolor de espalda superior y el dolor de cuello

EL sistema de ejercicios pilates combina técnicas novedosas para proporcionar una salud integral a la persona, enfocándose en la mente y el cuerpo. Así tenemos que en su metodología la yoga es fundamental, así como las actividades física, por ejemplo la gimnasia griega e incluso el karate, entre otros.

La técnica pilates brinda, pues, ejercicios para el lumbago muy efectivos, y por esto se recomienda practicarlo en procesos de rehabilitación no farmacológicos.

Hay que tener presente que cuando se recurre al pilates para la lumbagia cada caso debe ser personalizado, adaptado a la persona, de modo que los objetivos de recuperación y alivio de la zona lumbar, sean alcanzados con éxito.

Ejercicios pilates para el dolor de espalda

Enfocados en la respiración

Aunque parezca mentira, las personas no saben respirar de forma correcta. El pilates ayuda a respirar con técnicas que se centra en su mejoramiento, que a su vez corrigen el funcionamiento del diafragma. Asimismo nos ayuda a desarrollar un esquema de respiración abdominal y no toráxico, es decir que moveríamos menos esta parte del cuerpo, vehiculizando el aire al abdomen.

Trabajando la zona pélvica para aliviar el dolor lumbar

Pelvis y columna vertebral se conectan; lo que hace que trabajemos más una, que otra, con ciertos movimientos. Con el control lumbopélvico estarás reduciendo el dolor lumbar, ya que tendrás herramientas para corregir las posturas corporales que asumes, evitando lesionar tu columna con posturas incorrectas.

Por ejemplo cuando se debe recoger algo del suelo, lo correcto es mantener la columna siempre derecha, y esto se logra con la coordinación de caderas y glúteos, o sea, lo que debe moverse en tales casos es la cadera conjuntamente con la pelvis; más no la columna.

Trabajando la zona core

Con los ejercicios pilates alcanzarás una mayor musculatura de la zona media de tu cuerpo; la zona abdominal es la que está mas asociada a los dolores lumbares. Acrecentar la fortaleza y estabilización de esta zona del cuerpo es fundamental, para prevenir lumbagias.

Fuente: Vitónica