Es una idea errada pensar que para obtener calcio las únicas fuentes que debemos consumir sean la leche, el queso o los yogures. Hoy la ciencia de la nutrición nos ha ayudado a develar las propiedades de muchos alimentos ricos en calcio. Alimentos que con unos pocos gramos, nos aportan el equivalente a cualquier lácteo, vaso de leche, etcétera. Y lo mejor, es que están al alcance de cualquiera de nostros y son bastante fáciles de preparar.

Entonces, si eres las personas que no quiere o, no le interesa consumir lácteos, sea porque eres alérgico, o, sea porque tus principios culturales así lo determinan, pues, sigue leyendo, porque este artículo te dará información clave acerca de cómo hacerte una dieta rica en calcio, pero sin lácteos. ¡Empecemos!

La importancia de obtener calcio en la dieta

Foto referencial tomada de Pixabay

Algunos datos sobre el calcio, nos enseñan, por ejemplo que, prácticamente, el %100 del calcio que consumimos es absorbido por nuestros hueso y dientes. Sin embargo, este mineral es un coadyuvante importante que garantiza el óptimo desempeño de nuestros músculos, además del sistema nervioso. Pero también que no padezcamos de anomalías relacionadas con la coagulación de la sangre.

Pero, ¿cuántos mg de calcio necesitamos en nuestra dieta diaria? A decir de los nutricionistas, las cantidades ideales son 800 0 1000 mg. Pero esto puede variar de forma considerable, cuando se trata, por supuesto de los niños; de mujeres en estado de gestación y aquellas que han alcanzado la edad de la menopausia.

Lea también: Osteomielitis: una infección en los huesos

Como es sabido, hay personas que no pueden extraer esas dosis de calcio de los mismos alimentos, porque les está contraindicado. Pero de no hacerlo corren el riesgo de descompensar de manera importante su sistema óseo, su masa muscular. Sin embargo, hay alternativas, hay rubros de donde obtener calcio, y de esto se trata este post, de que conozcas fuentes de calcios alternativas a los lácteos. Veamos.

Obtener calcio de una dieta verde

Los vegetales de este color contienen una cantidad considerable de vitaminas y minerales, incluyendo el calcio. Desde las famosas espinacas, hasta los berros, las acelgas y un largo etcétera, contienen este importante mineral para nuestros huesos. Sin embargo, explican muchos nutricionistas que, para obtener calcio en proporciones similares a los lácteos, debes consumir gran cantidad de estos vegetales, pues, si bien contienen calcio, no será suficiente si comes una ración de ensaladas solamente, por ejemplo.

Calcio del ajonjolí o semilla de sésamo

La semilla de sésamo o ajonjolí, que es oriunda de África y de la India, brinda innumerables propiedades vitamínicas y de minerales también, incluido el calcio. Ayuda a prevenir, incluso la osteoporosis. Por lo que muchas personas que requieran fuentes de calcio que no sean de lácteos, la consumen, en ensaladas o como salsas para acompañar las comidas.

Legumbres ricas en calcio

La cantidades de calcio que proveen las legumbres son la prueba fehaciente de que se puede vivir sin los lácteos y no morir en el intento. Unos pocos gramos de garbanzo, por ejemplo, pueden equivaler, sin ningún problema, a medio vaso de leche fresca. Si seguimos este sistema de equivalencias veremos que algo similar sucede con lo con la soja, solo que aporta una cantidad de calcio mayor a nuestros huesos y dientes.

Las bebidas détox con soja, que están muy de moda desde estos últimos años, son excelentes para integrarlas a tu dieta diaria, como complemento de tus comidas.

Alimentos del mar que tienen calcio

En efecto, el mar no solo nos da pescados que comer, sino también algas. Estas contienen calcio y además su preparación es bastante sencilla, quedando a tu propia discreción. Desde unos años para acá hay packs de algas en muchos establecimientos, así que no hay excusas, si estás buscando calcio en fuentes que no sean lácteos.

Obtener calcio de las almendras

Así es, los frutos secos son otro de los rubros que aporta calcio. Unos pocos gramos de almendras o de avellanas pueden equivaler a un vaso de leche. Hoy, de hecho, muchos establecimientos venden leche de almendras. Asi que alternativas al lácteo hay por doquier. Los frutos secos son ideales para complementar cereales, pero también ensaladas, incluso comerlos sin nada más, siguen siendo deliciosos.

Fuente: SabervivirTV