¿Sabías que el ejercicio además ayuda a tu salud emocional y mental? El ejercicio es un «medicamento» bastante poderoso en el sentido de que hace naturalmente lo que muchos científicos en el mundo farmacéutico estuvieron construyendo a lo largo de décadas.

A continuación, te presentaremos algunos de los varios beneficios que genera hacer ejercicios y lograr tener una buena salud emocional y mental.

salud emocional y mental 2
Foto referencial

Foto por: pixabay

1.- Reducción del estrés

La capacidad del ejercicio para minimizar el estrés de la mente y físico ha estado bien documentada. Ir al gimnasio o hacer ejercicio en su equipo de gimnasio en el hogar puede tener una liberación robusta de ciertos químicos del estrés que ayudan al cerebro a moderar el estrés.

2.- Duerme mejor

Gracias a la necesidad corporal de recuperarse del ejercicio, su cerebro lo cansará anteriormente y lo ayudará a descansar más profundamente durante toda la noche. El cuerpo se recupera por la noche una vez que dormimos; este es el impacto más profundo de la recuperación de las sesiones de entrenamiento.

3.- Aumento de la felicidad

El ejercicio puede incrementar la liberación de «sustancias químicas felices» denominadas endorfinas, que trabajan de igual manera a los analgésicos que interactúan con los neurotransmisores del cerebro. Estas endorfinas se liberan naturalmente por el ejercicio y se demostró que disminuyen la depresión e incrementan las emociones de «euforia» a partir del entrenamiento.

4.- Mejor confianza en sí mismo

En primera instancia, sus capacidades sociales obtienen un «entrenamiento» que conduce a una mayor confianza dentro y fuera del gimnasio. Es posible que tenga más confianza en el ámbito del gimnasio, lo cual se trasladará a otros puntos de su carrera y vida personal. Al final, además mejorarás tu propia imagen positiva y tu diálogo interno, al tiempo que incrementas la percepción de tu autoestima.

Lea también: Ejercicio para aquellos con presión arterial alta

5.- Aumento de la funcionalidad cognitiva

El ejercicio regular a cualquier edad puede impactar sobre la parte del cerebro en la que actúa la memoria (hipocampo) y mejorar su funcionalidad. Esto además aumenta nuestra capacidad de aprender. Por medio de las mismas adaptaciones en el hipocampo, los individuos que realizan ejercicio regularmente poseen más probabilidades de guardar nueva información.

6.- Aliviar la ansiedad

La funcionalidad aquí es muy semejante a lo que se discutió previamente con las endorfinas. Se demostró que el ejercicio es todavía más eficaz para minimizar la ansiedad que un baño de burbujas, y al mismo grado que un masaje sueco. El ejercicio ayuda a minimizar las emociones de ansiedad pues no solo libera endorfinas, sino que le da a su mente algo más en lo cual concentrarse, como conservar su respiración estable.

7.- Más energía

Una vez que hacemos ejercicio, nuestro flujo de sangre se incrementa, lo cual ayuda a trasladar oxígeno y nutrientes a nuestros propios músculos y nos hace sentir más energizados y alertas. Como se señaló antes, con la optimización de la calidad del sueño viene una mejor energía, debido a que nuestros cuerpos obtienen el tiempo libre (descanso) que requieren.

8.- Desarrollar y robustecer las relaciones interpersonales

Una vez que los individuos empiezan a hacer ejercicio con un amigo o pareja, están encontrando tiempo de calidad para estar juntos y manteniéndose motivados. Además, al sentirse seguros del ejercicio, los individuos buscarán a otros con los mismos intereses. Por consiguiente, comenzarán a desarrollar y robustecer las relaciones interpersonales como una necesidad humana elemental.

Fuente: glamour

Imagen destacada por: AirFit en Pexels