La kombucha es una bebida que ha penetrado de forma rápida en el gusto y estilo de vida de muchas personas, en solo unos pocos años. Al punto que hoy se le confieren propiedades, aparte de la nutricionales, cuasi milagrosas por lo saludable que es, en apariencia.

En la actualidad hay versiones diferentes de esta bebida y se está usando para complementar bebidas exóticas, energizantes, etcétera. Como suerte de panacea se la invoca incluso para robustecer la salud, el sistema inmunológico y más. ¿Pero qué tan cierto es esto?

¿Qué es la Kombucha?

Detrás de toda moda y de toda tendencia hay algo de superchería que interesa al mercado explotar hasta sus últimas consecuencias. En el caso de la bebida kombucha puede haber poco o mucho de esto. Pero antes de saber los porqués de su fama, lo primero que se debe saber es qué es la kombucha. Básicamente, es una bebida que contiene té, este previamente fermentando. Pero a la que se le añade bacterias y otros elementos.

Agua potable
Foto referencial

Este preparado de Kombucha se conoce como mezcla SCOBY y está fundamentado en conocimiento científico, ya que su elaboración se hace a partir de cultivos de bacterias y levaduras. O sea, que sería una bebida hecha de microbiomas humanos; es decir, microorganismos alojados en nuestro cuerpo.

Lea también: ¿Sabes por qué necesitamos bacterias? Microbioma humano

El llamado hongo del té que se origina en el proceso de preparación es el resultado de la mezcla de microorganismos, que pueden ser de una amplia variedad. Todos conocemos a algunas de ellas, como la cándida, al acetobácter, helicobacter pyroli, entre muchos otros.

Proceso de fermentado de la bebida

Como para que se fermente la kombucha es necesario alimentar a los responsables de este proceso, es decir, a lo microorganismos, entonces, se le añade azúcar a la mezcla.

La fermentación de esta bebida puede ser un poco compleja, por la variedad de tipos de fermentación que exige su preparado, que son de tres tipos. Fermentado alcohólico, láctico y acética.

No obstante, es posible que dependiendo de la clase de agregados frutales la kombucha vaya a necesitar otro proceso de fermentación, además de los mencionados.

Bebida probiótica

Debido a los microorganismos vivos que la componen, al menos en aquellos casos que no esté pasado por un proceso de pasteurización, hace que sea considerada un bebida probiótica. Puede contener desde vitaminas B12 hasta polifenoles, minerales, vitamica C.

Normalmente su aspecto es como el de un té o refresco que puede ser una alternativa al alcohol y otras bebidas. Y de hecho está en el menú de no pocos locales y comercios, donde la gente va a consumirla sea por moda o por salud.

Mitos y verdades de la kombucha

Ni la espinaca de Popeye luce tan perfecta y saludable como la kombucha, a según del potete marketing que hay a su alrededor. Pero la perfección acaso esté reservado para otras cosas, quizás menos profanas. De allí que indagar sobre los mitos y verdades detrás de esta bebida es un deber.

Empecemos por todo su barniz científicos, pues, se habla de microbioma o más específico de microorganismos seleccionados para su preparado, y que le dan un valor agregado en apariencia medicinal. Pero, no obstante, no hay ningún ensayo clínico que pruebe que esta bebida tenga los efectos en el organismo humano que dicen muchos, que tiene.

Segundo, no escierto que sea una bebida súper saludable, si va a llevar porcentajes de alcohol. Y es que se ha dicho que al menos un 2% de alcohol componen el resultado final de la kombucha; cosa que no es muy saludable, que se diga.

Lea también: La diabetes tipo 2 podría acelerar el envejecimiento cerebral

Tercero, es una bebida que para prepararla, para lograr una buena fermentación, obliga a usar mucha azúcar, en porcentajes importantes, para que los microorganismos vivos la fermenten. Pero las versiones más comerciales y consumidas de kombuchas se componen de azúcar en catidades ilimitadas. Y ya sabemos los peligros del azúcar, que tal ha causado más muertes que una guerra civil.

Fuente: Vitonica