El tempeh es, junto con el seitán, uno de los productos más maravillosos que comúnmente se usa como sustituto o reemplazo de la carne. Aunque es una magnifica elección nutritiva para dietas veganas y vegetarianas, en especial por su alto contenido en proteínas, lo cierto es que independientemente de que tengamos cualquier tipo de ingesta de alimentos no animal, se puede convertir en una alternativa nutritiva para nuestra ingesta de alimentos.

tempeh 2
Foto referencial

Foto de cottonbro en Pexels

¿Qué es el tempeh?

El tempeh es un alimento fermentado, usualmente de la soja y típico de Indonesia que alcanzó enorme fama en occidente como producto vegetariano, debido a su elevado contenido en proteínas. Se basa en soja blanca cocida y fermentada, por medio de un hongo denominado Rhyzopus Oligosporus y un meticuloso control de la temperatura.

Se puede hacer tempeh de cualquier legumbre con un grado elevado en proteínas como las azukis, la soja negra, alubias o garbanzos. Además, se puede complementar con quinua, mijo y otros cereales o bien con algas.

Propiedades del tempeh

  • El tempeh es un alimento rico en proteínas y bastante bajo en colesterol.
  • Su costo nutricional es dependiente de la marca, pero generalmente una cantidad de 100 gramos equivale a unas 200 calorías, 20 gramos de proteína, alrededor de un 11% de la dosis diaria que se recomienda de calcio y un 15% de la dosis diaria que se recomienda de hierro.
  • Es rico en vitaminas B2, B3, B6, magnesio, manganeso, fósforo y zinc.
  • Además, supera el contenido de fibra del tofu, con más de 4 gramos por cantidad.

Lo cierto es que este producto, en muchas situaciones, no está indicado para los individuos celíacos puesto que puede contener granos como el arroz, la cebada o el mijo, por lo cual se sugiere la revisión del etiquetado o hacer su propio tempeh, para evadir cualquier problema.

Lea también: Batidos vs jugos: ¿Cuál es el mejor?

Diferencias entre el tempeh, el tofu y el seitán

  • El tofu está hecho con semillas de soja, agua y un agente coagulante y tiene su origen en China. Con un sabor casi neutro y una textura blanca y, algunas veces un tanto gelatinosa, se podría asemejar a un queso de Burgos. Hablamos de un producto bastante versátil en el momento de guisar y se emplea en toda clase de elaboraciones al ser plenamente apto para freír, cocer, hacer cremas, saltear.
  • El seitán además es oriundo del gigante asiático, se caracteriza por su sabor suave, textura tersa y un color parecido a la carne. Parte del gluten, la proteína del trigo, una vez retirado el almidón. Suele cocinarse hervida, aunque son bastantes los que optan por la versión steak y lo elaboran a la plancha o frito.
  • El tempeh, preserva su firmeza y sabor luego de asarlo, freírlo, marinarlo, hervirlo.

¿Cómo se prepara el Tempeh?

Al vapor

  • Retíralo del empaque
  • Coloca una olla de agua a hervir o déjala a fuego lento, todo depende de cuán suave quieras el tempeh. Utilizar agua más caliente dará como consecuencia un tempeh más suave
  • Sitúa una cesta para la cocción al vapor en la olla, después deposita todo el bloque de tempeh en la cesta
  • Cuece al vapor a lo largo de alrededor de 10 min
  • Remueve el tempeh
  • Sécalo
  • Ahora está listo para ser cortado o desmenuzado

Marinarlo

Es una manera bastante común de mejorar su sabor antes de cocinarlo. Los elementos usuales de adobo que puedes utilizar integran:

  • Tamari
  • Salsa de soya
  • Humo líquido
  • Jugo de limón
  • Jinagre de manzana
  • Mostaza de Dijon
  • Ajo picado
  • Jengibre

Además, puedes probar un frote en seco con cualquier persona de tus especias preferidas, como:

  • Páprika
  • Cúrcuma
  • Cilantro
  • Comino
  • Orégano
  • Chile en polvo

Imagen destacada por: pixabay