El embarazo adolescente en Venezuela arroja cifras alarmantes en cuanto al acceso a la nutrición de calidad, por parte estas madres a temprana edad. Fundaciones como Bengoa revelan que un 20 % de los embarazos adolescentes en Venezuela está compuesto por embarazadas adolescentes con déficit nutricionales.

El embarazo adolescente en Venezuela | Problemas nutricionales

Imagen de Dan Evans en Pixabay

La médico nutricionista, Maritza Landaeta es Coordinadora de Investigación y Docencia de la Fundación Bengoa, que publicó un estudio sobre la situación nutricional de las embarazadas adolescentes.

Explica Landaeta que, para entender el porqué de los problemas de gestación por déficit nutricionales, en las adolescentes embarazadas venezolanas, hay que considerar varios factores.

No se cuenta con un programa sistemático de atención para adolescentes embarazadas

Para Landaeta, quien también es especialista en Planificación familiar y nutrición, «Venezuela es un país que viene con una incidencia alta de embarazos adolescentes. Y que ante la crisis humanitaria que tiene el país, esta es una población que está sumamente vulnerable».

Indica la experta en Planificación Familiar, que los problemas nutricionales que presenta este 20 % de adolescentes embarazadas, está afectando la gestación del bebé.

Lea también: Desnutrición Infantil en Venezuela | Informe de Provea

Ya que no hay que olvidar que por su edad, este segmento está todavía en una etapa de crecimiento,donde los requerimientos nutricionales deben ser aun mayores y de calidad, precisamente, por el embarazo temprano. «De allí el alto riesgo de tener niños de peso bajo al nacer«.

Los embarazos adolescentes: «No hay una educación sexual adecuada»

A pesar de que estamos en el siglo xxi, donde hay información completa y fidedigna, desperdigada en internet, sobre la sexualidad responsable para adolescentes, Landaeta asegura que en Venezuela «hay muy poca atención en torno a la educación sexual».

Añade que «estas jóvenes necesitarían una atención orientativa para evitar los embarazos. Además de que no se cuenta con un programa sistemático de atención para adolescentes embarazadas».

Cajas Clap no alivian el déficit nutricional de adolescentes embarazadas

Las llamadas cajas Clap tampoco son la solución para afrontar el grave problema del embarazo adolescente con déficits nutricionales.

Lea también: Parte de los derechos del niño es cuidarlos del uso político

Puntualiza Landaeta que la población más pobre del país que consumen rubros de la citada caja no están bien alimentados:

«Lo que reciben básicamente son calorías a través de carbohidratos»

Precisa la especialista «que el porcentaje de proteínas, con las leguminosas, y a veces con las latas de sardinas, no son suficiente para llenar los requerimientos de una familia de 5 miembros».

Asimismo, señala Landaeta , que no están funcionando programas sociales que asistían a las madres y a la población vulnerable económicamente. Como El Programa Materno-infantil de Protección a la Madre y al Niño Pequeño, y tampoco El Programa de Alimentación Escolar, que compensaban la calidad nutricional de las familias más precarizadas del país.

El embarazo adolescente en Venezuela y la desnutrición aguda

La oms califica de situación de alarma cuando un 10 % de la población infantil padece de desnutrición; información que se resalta en el informe de la Fundación Begoa.

Aclara que la experta que la desnutrición aguda «esta muy ligado a los niños pequeños a procesos infecciosos».

Indica que en Venezuela «hay un problema de los servicios, no hay agua potable, no hay luz, no hay electricidad, no hay gas, y todo eso influye en la alimentación de esas familia, de esos niños, y ocasiona una pérdida aguda».

La desnutrición crónica en niños, «básicamente menores de 5 años» sí está directamente ligada a un problema alimentario de tiempo prolongado. Ya que no les llena sus requerimientos alimenticios».

Arguye la médico nutricionista, que estas carencias perjudican al niño «porque el crecimiento se hace mucho más lento; y también su desarrollo cognitivo, porque no tienen un desarrollo adecuado».

Las consecuencias de estos cuadros de desnutrición, enfatiza Landaeta, son el «retardo de crecimiento, pero además [estos niños] no tienen un desarrollo cognitivo adecuado»; con lo cual se verán afectado en su educación, «y el día de mañana poder ser unos hombres productivos y profesionales».

Fuente: María Laura García Radio