La neuritis intercostal en el embarazo es una dolencia que afecta a muchas mujeres en etapa de gestación, en la cual dolor o molestia particular se reciente hacia los costados del cuerpo.

Así es, aunque el embarazo es una experiencia maravillosa y única, tiene un lado oscuro de la luna, uno del que no se suele hablar mucho y que está relacionado con dolores; por ejemplo, el de los costados, debido a que el útero hace presión por encima de los nervios, que están cercanos a la zona de la costillas.

Causas y síntomas de la neuritis intercostal

La neuritis de los costados es un dolor concreto que tiene alta prevalencia en mujeres embarazadas, y que se hace sentir en la zona, como lo indica el nombre, de cualquiera de los costados, próximo a las costillas.

neuritis intercostal
Imagen de Philip Walker en Pixabay

Cuando el embarazo ha alcanzado su primer trimestre, que es cuando el volumen del útero ha aumentado de modo visible, comienza por lo general la neuralgia intercostal; ya que en este momento los demás órganos, como lo son las costillas e hígado, han sido desplazados hacia arriba, lo que crea un apretujamiento contra los nervios intercostales.

Lea también: Paracetamol en el embarazo | Consejos y precauciones

Síntomas

La somatización de los síntomas de esta condición son molestos y desagradables ya que implican calambres acompañados de dolores en los costados, que recorren y cubren tanto la columna como el esternón, haciendo que la persona tosa repetidamente y presente una respiración honda, entre otros.

El útero aumenta hasta mil veces su tamaño

Esta crecimiento del útero es causal de dolor en muchas mujeres embarazadas, y su intensidad puede variar de una a otra;ya que el peso con el que debe lidiar será mayor. Entre las otras causas neuritis intercostal están:

Útero aumentado

A decir de las fuentes especializadas, el útero llega a alcanzar un tamaño y dimensión de hasta 10 cm, un tamaño importante, que necesariamente hace que los órganos adyacentes y aledaños se deban desplazar de su lugar habitual, creando un aglutinamiento que afecta a los nervios intercostales.

La retención de líquido

El embarazo como proceso fisiológico demanda del cuerpo mucha agua, es así que la producción de esa cantidad que alcanza hasta 4 litros suma a la neuralgia intercostal y la presión de los nervios de dicha zona.

Lea también: Lo que no sabes sobre los óvulos vitrificados

La neuralgia intercostal desaparece con el alumbramiento

Las futuras madres aquejadas por estos dolores se suelen preguntar cuándo acabará el suplicio, de hecho es una de las preguntas que más se hace en la consulta médica. Pero para el alivio de ellas, sus males desaparecen con el parto, incluso pocas semanas antes del alumbramiento, cuando el bebé ha descendido en su posición.

En A tu salud siempre aconsejamos a nuestros lectores consultar a un médico especialista, antes que diagnosticarse a sí mismos; no siempre los dolores como los descritos acá son por neuritis intercostal, ya que las molestias musculares en el embarazo pueden obedecer a diferentes causas.

Fuente: WebConsulta