El agua de berenjena es un sorprendente remedio para perder peso. Su elevado contenido en agua, fibra, vitaminas, antioxidantes y minerales lo transforman en un asombroso recurso para quemar grasa.

Además, es una rica fuente llena de nutrientes que cuida nuestro cuerpo. Saber consumirla podría transformarse en una ayuda imprescindible para reducir lentamente la incómoda grasa localizada en el abdomen.

agua de berenjena 2
Foto referencial

Foto de Zen Chung en Pexels

¿Cómo puede la berenjena ayudarme a perder peso?

La berenjena tiene la ventaja de tener una gran cantidad de nutrientes, y a su vez que es baja en calorías. Además, son excelentes diuréticos, enfrentan la retención de líquidos, a la vez que poseen un impacto saciante.

No se equivoque, para minimizar la grasa del abdomen, o para perder peso, deberá modificar sus hábitos de vida. Esto quiere decir que el agua de berenjena solo te ayudará si ingieres una dieta balanceada y haces ejercicio por lo menos media hora al día.

El agua de berenjena tiene características bastante limpiadoras y desintoxicantes, es independiente de grasa y apenas tiene calorías. No solo eso, aporta los nutrientes necesarios para complementar una dieta sana y balanceada.

¿Cómo consumir el agua de berenjena?

Bébelo por 7 días continuos. Proponemos continuar esta dieta por lo menos una vez al mes, pues no solo ayuda a combatir la grasa del abdomen, sino que además ayuda a limpiar el cuerpo.

Durante dicha semana, coma una dieta a base de ensalada y jugo, y disminuya las grasas industriales y la harina refinada tanto como sea posible.

Beba medio litro de esta agua al día. Un vaso antes de sus dos comidas principales (almuerzo y cena).

Normalmente tendrás la posibilidad de perder 2 kilos a lo largo de dicha semana. Pero tenga presente que cada metabolismo es distinto, y este número podría variar de persona a persona.

Además del agua de berenjena, debería consumir la berenjena en sus otras presentaciones: al horno, hervida. Como quieras o como te dicten tus gustos, sin embargo, jamás lo comas crudo. La berenjena cruda es tóxica pues tiene un alcaloide conocido como solanina que podría provocar vómitos y diarrea.

Lea también: Dieta de la piña: todo lo que debes saber

¿Cómo prepararla?

Es bastante fácil. Tome una berenjena de tamaño mediano, pele la piel, lávela bien y córtela en cubos.

Después toma un recipiente oscuro y vierte medio litro de agua en él, a medida que añades los cubos de berenjena. Deje que se remoje durante toda la noche, por lo cual debería realizarlo la noche anterior a su consumo, para aseverarse de que se empape de manera correcta.

Bébelo fresco con un poco de jugo de limón. Esto va a hacer que sepa mejor y además añadirá más antioxidantes.

Fuente: mejorconsalud

Foto destacada por: azerbaijan_stockers – www.freepik.es